Antonio Zamora: “El riesgo político por Cataluña está amortizado”

El experto prevé un fin de ciclo en EE UU en dos años, pero 2018 será positivo en Bolsa

Automóviles, bancos y cíclicos son sus apuestas en Europa

entrevista
Antonio Zamora, socio fundador de MacroYield.

Después de estar más de dos décadas trabajando en distintas entidades financieras como Sabadell, Urquijo y Ahorro Corporación, haciendo, entre otras cosas, análisis de mercado, Antonio Zamora ha fundado recientemente MacroYield, con el objetivo de ofrecer análisis independiente. Este experto en mercados y macroeconomía cree que aunque los riesgos van a seguir aumentado de cara a los próximos años, el escenario macro y de resultados para este año sigue apoyando un comportamiento favorable para la renta variable.

Cerrada hace varias semanas la temporada de resultados, ¿cuáles son los factores que preocupan a los inversores?

Los resultados volverán a ser relevantes en la próxima campaña y consideramos que seguirán siendo un apoyo para el mercado o como mínimo una compensación de posibles vientos de cara. La amenaza de guerra comercial es la última incertidumbre que está afectando a los mercados y que además se entrelaza con esa corrección que viene desde enero y que ha elevado la volatilidad en los mercados. Es un riesgo potencialmente alto pero creemos que la probabilidad de que se produzca es baja.

¿Qué espera de los bancos centrales en los próximos meses?

La política monetaria sigue siendo un tema estrella. La expectación alrededor del BCE se ha relajado en las últimas semanas y apostamos por que se mantenga relativamente anclada puesto que desde hace ya algún tiempo pensamos que no habrá subidas de tipos en Europa al menos hasta la mitad de 2019. Sin embargo, en EE UU estamos en pleno proceso de subidas y de reducción del balance que es, en cierto modo un doble endurecimiento monetario, y ahí hay una amenaza más clara para el mercado que ya se ha visto a principios de año. Esperamos tres subidas más este año y dos para el que viene.

Tras las elecciones en Italia, ¿la agenda política condicionará la tendencia de la renta variable en Europa?

Mientras que la amenaza de guerra comercial es un riesgo político en EE UU, en Europa, llevamos un año en el que está dominando la reducción del riesgo político con mejores perspectivas. La creación por parte de Merkel de una nueva gran coalición en Alemania junto con la victoria de Macron en Francia el año pasado alimentan la confianza de que habrá una mayor integración europea que apoye a los activos europeos, lo que además dificultará que el euro se debilite. Por su parte, el brexit seguirá estando ahí pero uno de los factores que suponía una amenaza y que era el posible contagio a otros países que quisieran seguir ese camino se ha limitado y no supone un riesgo.

Y Cataluña ¿lo consideran un riesgo?

Se ha convertido en un tema estructural y recurrente y cuando las cosas se vuelven recurrentes pierden impacto. Los impactos son decrecientes y en ese sentido, creemos que es un riesgo amortizado.

¿Son positivos con la renta variable?

Con la renta variable seguimos siendo razonablemente positivos para este año. Las correcciones que ha habido no creemos que cambien ese panorama, son correcciones entendibles después de subidas importantes y básicamente el escenario económico y de resultados para este año sigue apoyando un comportamiento en conjunto en términos netos favorable para la renta variable. Es verdad que los riesgos van aumentando de cara a los ejercicios siguientes, ante el hecho de una política momentaria en EE UU cada vez acercándose más al lado restrictivo. Pese al nuevo impulso derivado de la reforma fiscal en la economía americana, la posibilidad de un final de ciclo en dos años no es nada descabellada. Aun así este sería el ciclo expansivo más largo que se recuerda.

¿Lo hará mejor la renta variable de EE UU o la europea?

Pensamos que Europa tiene oportunidad de hacerlo algo mejor que EE UU. Esta ha sido una apuesta perdedora en los últimos años aunque en 2017, si la comparación se hace en monenda común, Europa lo hizo un poquito mejor que EE UU. El problema es que la apreciación del euro lo distorsionó en términos de moneda local.

¿Por qué sectores apuesta?

Nos gusta el sector del automóvil ya que cotiza con valoraciones atractivas, crecimiento de márgenes alto, sensible al comercio exterior y al ciclo económico global y al euro. Otro sector favorecio por el contexto actual es el financiero ya que es el que mejor se comporta en términos relativos en un contexto de subidas de tipos, de rentabilidades y eso le puede seguir beneficiando en el medio plazo. Además, en el sector bancario europeo ya ha habido mucho saneamiento de fondo adaptándose a las nuevas regulaciones bancarias que entrarán en vigor próximamente y, por tanto, el sector financiero lo irá haciendo mejor. Además, seguimos favoreciendo a los cíclicos frente a no cíclicos pero eso cambiaría si la amenaza comercial se hiciera más fuerte y tendríamos que recomponer carteras dando más peso a utilities y telecos.

Normas