“Ayúdame a montar Atelier Cologne, y cásate conmigo"

Christophe Cervasel se declaró a Sylvie Ganter proponiéndole crear una firma de fragancias de autor

La marca elabora sus colonias como si fueran perfumes, y ha sido comprada por L’Oréal

Alta perfumería
Detalle de la tienda Atelier Cologne en El Corte Inglés de Serrano.

La historia de Atelier Cologne tiene un halo de romanticismo y autenticidad que la hace diferente. Con poco menos de 25 años, Sylvie Ganter, que acababa de terminar su licenciatura en Empresariales, comenzaba su carrera profesional de la mano de los perfumes Hermés, donde permaneció más de una década para acabar liderando el departamento de ventas en Nueva York. Mientras tanto, Christophe Cervasel, que contaba entonces 26 años, fundaba su propia empresa, dedicada al desarrollo y distribución de perfumes ligados a grandes nombres del mundo de la moda, como John Galliano, Sonia Rykiel o Max Mara. Él se puso en contacto con ella para ficharla para su empresa con el fin de liderar una división de su negocio en el mercado americano. Ganter rechazó la oferta porque no creía que el futuro de la perfumería estuviera ligado al mundo de la moda. Además, ella prefería las marcas de autor, las materias primas e ingredientes excepcionales y exclusivos y soñaba con crear su propia marca bajo estas premisas.

Sin embargo, terminó aceptando la oferta, y durante años él trabajó en París y ella en Nueva York. Hasta que un día Cervasel volvió a llamarla para decirle que dejaba la empresa ya que necesitaba hacer algo distinto. Ambos decidieron poner en marcha la idea de ella de crear colonias con personalidad que duraran como si fuera un perfume. Él hizo otra sugerencia, que se casaran. A lo que ella respondió: may be”, (tal vez). “Es una historia de corazón, es una marca auténtica, que rompe con los códigos clásicos de la perfumería”, recuerda Olivia Manjón, directora de Atelier Cologne en España. Acabaron casándose.

“Ayúdame a montar Atelier Cologne, y cásate conmigo"

Tres años más tarde ese primer planteamiento, en 2009, la marca se presenta en los grandes almacenes de lujo Bergdorf Goodman de Nueva York. Y lo hizo en pleno invierno con una fragancia de verano. “Fue todo un éxito porque supuso un rayo de sol en pleno frío neoyorquino”, prosigue Manjón, encargada de la expansión en el mercado español de Atelier Cologne, que acaba de abrir sus cuatro primeras tiendas en España (en El Corte Inglés de Serrano, de Preciados y Pozuelo en Madrid; y en el de Plaza Cataluña de Barcelona), después de que la firma fuera adquirida en 2016 por el grupo L’Oréal. Sylvie Ganter se sigue ocupando de la parte creativa, y Christophe Cervasel del negocio.

Dos años más tarde del lanzamiento, en 2011, se inaugura la primera boutique en el corazón de Nolita en Nueva York, que presenta el azul veneciano característico de la marca y el concepto de taller artesano. Un año más tarde consiguen otro hito, una de sus fragancias, Orange Sanguine, emblema de la firma, recibe el Premio Fifi al mejor perfume de lujo en Francia; además de abrir el primer atelier en París, en el número 8 de rue Saint-Florentin, la dirección oficial de la empresa hasta esta ahora.

En 2013, la marca aterriza en el mercado chino, y convierte la fragancia Rose Anonyme en un bestseller. El secreto de este éxito, explica Manjón se debe al empeño de los fundadores de crear una nueva fragancia olfativa, rompiendo con los códigos clásicos por los que se regía la industria del perfume, con notas de salida, corazón y cabeza. “Ellos crean colonias absolutas, con una alta fijación, de entre un 15 y un 23%, como lo tienen los perfumes, cuando lo habitual es que una colonia tenga una fijación casi inexistente”, añade Manjón. Cada fragancia, en España se vende una veintena, tiene otro elemento diferenciador: el ingrediente protagonista que da nombre al perfume, con una alta concentración de aceites y materias primas naturales y sobredosis de cítricos.

Se trata de una marca, sobre todo por el servicio de personalización que acompaña al proceso de venta de una colonia de Atelier, enmarcada en la categoría de lujo de excepción. “Esto significa calidad extrema, algo que está en las raíces del sentido del lujo, de la artesanía, de la personalización del producto y del servicio”, añade la directora de la firma, que el próximo mes de mayo traerá al mercado español otro de sus productos más cotizados: las velas. Sylvie Ganter y Christophe Cervasel siguen siendo el alma y la cabeza de Atelier Cologne, ahora bajo el paraguas del Grupo L’Oréal, que vio en ellos a dos de los protagonistas de la historia contemporánea del perfume.

Normas