El Gobierno tira de fondos Feder para impulsar la fibra y llegar al apagón del cobre en 2021

Las ayudas del nuevo plan serán de 525 millones hasta 2021

Los fondos europeos aportarán 395 millones

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer en Teruel.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer en Teruel. EFE

El Plan 300x100 para la extensión de la fibra óptica en España ya está en marcha. El proyecto, presentado ayer en Teruel por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante las grandes telecos españolas, prevé una inversión de 525 millones de euros entre 2018 y 2021, para cubrir el 95% de la población en cada provincia y permitir el acceso a banda ancha ultra rápida. El Gobierno dispara las ayudas públicas, y es que entre 2013 y 2017 rondaron los 216 millones.

El presupuesto total será cofinanciado con fondos Feder de la Unión Europea, que aportarán un total de 395 millones de euros, según explican fuentes del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Este viernes, el Consejo de Ministros aprobará la primera partida de ayudas de hasta 150 millones para 2018. De ellos, 30 millones saldrán de los Presupuestos Generales del Estado y 120 millones de los fondos Feder. Bajo el plan actual, se destinarán 150 millones cada años entre 2018 y 2020, y 75 millones en 2021.

Con el nuevo plan va a cambiar la tipología de las convocatorias públicas. En 2018 se mantendrá el modelo ya usado en el que la operadora sugiere las zonas a cubrir. A partir de 2019, el Ministerio fijará un objetivo de cobertura en una zona y seleccionará a la teleco con mejor proyecto.

Así, con el plan se extenderá la fibra a un total de 5,96 millones de habitantes de zonas con peor acceso a internet de alta velocidad. Así, se completará el despliegue de fibra en todos los núcleos de población, con especial incidencia en las pequeñas poblaciones y las zonas rurales, y así a reducir la brecha digital. Al cierre de 2017, el 82,9% de la población disponía de acceso a internet a una velocidad superior a 100 Mbps.

La culminación de estos despliegues supondrá el apagado prácticamente en su totalidad de la histórica red de cobre. Así, por ejemplo, Telefónica prevé cerrar 650 centrales entre 2018 y 2020. “La expansión de la fibra supondrá un incentivo para que los operadores apaguen la red de cobre y reducir costes al no tener que gestionar dos infraestructuras diferentes”, señalan fuentes del Ministerio.

En términos operativos, se ha establecido una velocidad de al menos 300 Mbps. Fuentes del Ministerio señalaron que se ha optado por esta velocidad frente a los 100 Mbps de las ayudas concedidas en el pasado, para asegurar que los operadores instalen la tecnología más moderna que existe para que pueda evolucionar en un futuro, con la opción de llegar primero a 1 Gbps y en el futuro a 10 Gbps. El Gobierno quiere evitar lo que ha sucedido que en otros países donde se han usado tecnologías como el VDSL que no permiten ir más allá de los 50 Mbps.

Una ayuda de 86,89 euros por ciudadano

El plan contempla una ayuda media por ciudadano de 86,89 euros durante todo el plan, un importe que será más bajo en los primeros años en los que el despliegue sea más sencillo y que irá subiendo a medida que se extienda a zonas de más difícil acceso.

Por comunidades autónomas, Andalucía recibirá el mayor volumen de ayudas, con 114 millones de euros. A continuación se situarán Galicia, con 69 millones; Cataluña, con 50 millones (para Gerona, Tarragona y Lérida); Castilla y León, con 50, millones; Comunidad Valenciana, con 41 millones; Castilla-La Mancha, con 40 millones; Canarias, con 33 millones; Extremadura, con 29 millones; y Murcia, con 25 millones.

Normas