Bruselas da el visto bueno a Bayer en la compra de Monsanto

La operación está sujeta a un "extensivo" paquete de condiciones impuesto por la Comisión

Tendrá que afrontar desinversiones en los mercados de semillas, pesticidas y agricultura

digital

Cultivo de algodón
Cultivo de algodón.

La Comisión Europea ha autorizado este miércoles la compra de Monsanto por parte del grupo químico y farmacéutico alemán Bayer, aunque la operación está sujeta a un "extensivo" paquete de condiciones que resuelve las dudas de Bruselas en los mercados de semillas, pesticidas y agricultura digital.

El Ejecutivo comunitario había concluido que la transacción, tal y como había sido notificada, hubiera reducido "significativamente" la competencia en precios e innovación, tanto en Europa como globalmente, en una serie de mercados diferentes. Bruselas también sospechaba que la compra hubiera fortalecido la posición de Monsanto en determinados sectores en los que Bayer actúa como un competidor "importante".

La empresa alemana ya ecibió hace unos días la autorizazión de las autoridades chinas para una operación de compra valorada en 58.500 millones de euros.

La Comisión Europea ha explicado en un comunicado que los compromisos ofrecidos por Bayer resuelven totalmente estas dudas. En concreto, la firma alemana venderá todos sus negocios y activos "relevantes" en los mercados de semillas y pesticidas, con lo que se eliminan todos los solapamientos existentes en estos sectores.

Los compromisos ofrecidos también cubren la actividad global de Bayer para investigación y desarrollo y las actividades de la compañía alemana para desarrollar un producto que compita con el glifosato de Monsanto.

Por último, Bayer se ha comprometido a conceder una licencia para su cartera global de productos de agricultura digital y nuevos productos para "asegurar una competencia continuada en este mercado emergente".

El Ejecutivo comunitario ha concluido que el paquete de desinversiones permite que un comprador sustituya el efecto competitivo de Bayer en estos mercados y continúe innovando "para el beneficio de consumidores y agricultores europeos".

Bruselas también ha informado de que Bayer ha propuesto que el comprador de estos activos sea el grupo químico alemán BASF. La Comisión Europea está examinando si esta operación cumple con todos los requisitos y si crea "solapamientos problemáticos".

Normas