Renta 2017: ¿Qué deducciones me aplico por tener hijos en la declaración?

El mínimo personal aumenta con los hijos

Además, hay deducción del IRPF de 1.200 euros por cada hijo menor de tres años

declaración renta

El nacimiento o adopción de un hijo conlleva modificaciones en la declaración de la renta 2017. Aquí van algunas claves.  

He tenido un hijo… ¿estoy obligado a hacer la declaración de la renta?
Los padres recientes (niños que han nacido o han sido adoptados en 2017) han de tener en cuenta que, si no están obligados a presentar la declaración de la renta, puede convenirles hacerla para beneficiarse de todas las deducciones. Dado que solicitar el borrador no implica obligación de declarar, los expertos aconsejan que el contribuyente lo pida y compruebe si le es rentable presentar declaración o no.

Quien use el servicio Renta Web para confirmar el borrador primero tiene que cambiar los datos de la unidad familiar, es decir, modificar los datos personales para que se le compute el hijo.


¿Qué ventajas fiscales tendré?
   - Mínimo exento: la renta exenta de tributación aumenta por hijo. 2.400 euros anuales por el primer niño, 2.700 euros anuales por el segundo, 4.000 euros anuales por el tercero.y 4.500 euros anuales por el cuarto y siguientes. Además, si el hijo es menor de tres años, el mínimo se incrementará en 2.800 euros anuales.
Para poderse beneficiar de este aumento del mínimo exento, el hijo debe ser menor de 25 años o tener una discapacidad superior al 33%, debe convivir con el contribuyente y no tenga rentas de más de 8.000 euros y que no presente declaración de la renta por más de 1.800 euros.
Además, se debe tener en cuenta la legislación autonómica para considerar si nuestra Comunidad ha regulado importes del mínimo por descendientes en la parte autonómica en sustitución de los establecidos en la Ley del IRPF
   - Deducción por maternidad
Las mujeres trabajadoras con hijos menores de tres años tienen derecho a percibir la deducción por maternidad desde el mes de su nacimiento hasta el mes anterior a que el niño cumpla los tres años de edad. En el caso de adopción o acogimiento, se podrá practicar, con independencia de la edad del menor, durante los tres años siguientes a la fecha de la inscripción en el Registro Civil. El importe de la deducción por maternidad correspondiente a cada hijo es de hasta 1.200 euros anuales, por cada hijo menor de tres años y se podrá solicitar el abono de la deducción de forma anticipada, por importe de 100 euros al mes por cada hijo.
   - Otras deducciones familiares: discapacidad y familia numerosa
Las familias  numerosa, personas con discapacidad a cargo o por ascendiente con dos hijos separado o sin vínculo matrimonial tendrán derecho a una aplicación de un mínimo por descendiente de hasta 1.200 euros. 
   - Deducciones autonómicas
Asimismo, las comunidades autónomas aplican distintos beneficios fiscales para paliar los gastos que generan el nacimiento o la adopción de hijos. Deducción por maternidad, deducciones por parto múltiple, adopción internacional, gastos de guardería… 

 

¿Qué pasa si son varios progenitores? ¿Se reparte el beneficio fiscal?
Cuando varios contribuyentes (por ejemplo, ambos padres) tengan derecho a la aplicación del mínimo familiar por un mismo descendiente (con el mismo grado de parentesco), su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales.

La baja de maternidad

Para la Agencia Tributaria, las prestaciones públicas de maternidad que paga la Seguridad Social (o en su caso la mutua) durante 16 semanas no están exentas de tributación. Hay que tener en cuenta que, aunque ese encuentra en litigio judicial, la Agencia Tributaria considera que la prestación de maternidad abonada por la Seguridad Social  sustituye a un rendimiento del trabajo. Tras varias sentencias en contra (y otras a favor), finalmente será el Tribunal Supremo el que decidirá si esta prestación por maternidad está exenta (o no) en el IRPF

De momento, y según el criterio de la Agencia Tributaria, estos pagos a la madre (que pueden compartir con el padre) tienen consideración de rendimiento del trabajo y por tanto se considera un segundo pagador a efectos fiscales. Por ello, cambia el criterio que obliga (o no) a presentar la declaración). Cuando hay dos pagadores, el criterio es que si se perciben más de 1.500 euros de un segundo pagador y se superan unos ingresos de 12.000 euros, el contribuyente estará obligado a declarar

Además, en la baja por maternidad, las retenciones de IRPF son prácticamente inexistentes por lo que a la hora de hacer la declaración puede provocar  que la contribuyente tenga que pagar todo junto al hacer la declaración de la renta.

Normas