El Gobierno vasco seguirá con la toma de participaciones en empresas

Las inversiones se realizarán en grupos que generen riqueza en Euskadi

A través de un fondo de 250 millones de inversión pública y privada

Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno vasco.
Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno vasco.

El Gobierno vasco continuará con su estrategia de compra de participaciones en empresas que considere estratégicas para el desarrollo económico de Euskadi. Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Ejecutivo de Vitoria ha desvelado hoy en Bilbao que esas inversiones en grupos tractores y locales tienen que cumplir varias condiciones. Entre otras, que esas corporaciones sean importantes generadores de empleo, ayuden a consolidar un tejido de proveedores competitivos y cuenten con proyección internacional.

En esta línea y a principios de año, Tapia y Pedro Azpiazu, consejero de Economía y Hacienda en el gabinete del Lehendakari Iñigo Urkullu, anunciaron la adquisición del 1,24 % del fabricante de equipos ferroviarios CAF por 15 millones. La consejera de Desarrollo Económico y su equipo trabajan con el departamento de Pedro Azpiazu en la constitución de un fondo dotado con 250 millones de inversión pública y privada, abierto no solo a compañías locales , sino también a corporaciones internacionales.

Ese fondo será la herramienta para la toma de las citadas participaciones empresariales. Tapia, según ha adelantado en un encuentro organizado por Forum Europa y patrocinado por Iberdrola y Fundación BBK, presentará junto con Azpiazu las novedades relacionadas con este proyecto durante el primer cuatrimestre.

En el evento de Forum Europa, la consejera ha comentado que la entrada en el capital de empresas en dificultades es prácticamente imposible por las restricciones que impone la Unión Europea, que incluso ha aumentado sus barreras normativas a estas operaciones en los últimos años.

Una simple mención a esa posibilidad en los medios de comunicación, en relación a una hipotética compra de acciones del astillero de La Naval, que está en concurso de acreedores, “generó una doble comunicación” de las autoridades de Bruselas, que reclamaron una respuesta sobre la veracidad de esos datos, según ha recordado Arantza Tapia.

La consejera, que no citó directamente al constructor naval durante su conferencia, tampoco lo hizo en comentarios sobre otra empresa en crisis, Tubos Reunidos (TR). “Hay una cotizada en Bolsa en problemas”, señaló, que además de la subida de aranceles en Estados Unidos, donde TR concentra el 46 % de sus ventas, ha conseguido “situarse en los niveles de producción previos a la crisis”, pero registrando “malos resultados” económicos. En el sentido de que este doble impacto aboca al fabricante de tubos sin soldadura a un ajuste de empleo y capacidad. TR ya ha trasladado que tendrá que realizar despidos en su filial Productos Tubulares, con acería en Trapagaran (Bizkaia) y una plantilla de más de 400 trabajadores.

El Gobierno vasco ha contactado con las autoridades de Bruselas por la política proteccionista de Donald Trump, que lesiona los intereses de las siderúrgicas de Euskadi, que registra la mayor concentración de fabricantes de acero de España. Para Tapia, que próximamente convocará una “mesa del acero” con las empresas del sector, las autoridades comunitarias están reaccionando rápidamente y en la dirección adecuada ante la nueva ocurrencia de Trump.

Normas