ACS y Atlantia podrían evitar el choque por Abertis

El riesgo de pagar en exceso es muy real, como indica la reacción de la Bolsa a la noticia de un posible acuerdo

Autopista AP68, Bilbao-Zaragoza, de Abertis.
Autopista AP68, Bilbao-Zaragoza, de Abertis.

Los dos aspirantes a quedarse con Abertis podrían evitar chocar en la autopista de las adquisiciones. ACS y Atlantia están considerando dividir el grupo, en lugar de pujar por separado. Iría contra la idea de un líder global paneuropeo. Pero sería políticamente más fácil y eliminaría el riesgo, muy real, de pagar en exceso.

La italiana Atlantia, que fue la primera en tomar la salida al ofrecer 16,5 euros por acción en mayo pasado, aspiraba a convertirse en el operador de infraestructuras de transporte más grande del mundo. Su ruta hacia el éxito la bloqueó en octubre una contraoferta de 18,8 euros por acción presentada por el grupo alemán Hochtief, controlado por ACS, del poderoso Florentino Pérez. Para complicar aún más las cosas, Atlantia se enfrentó a la intervención de los Ministerios de Fomento y Energía, que solicitaron que su candidatura fuera examinada por el Gobierno.

Un triunfo de Atlantia habría provocado problemas de todos modos. Un intento anterior de casar ambos grupos de autopistas fracasó en 2006 debido a la resistencia política italiana. Puede que las autoridades españolas hayan hecho lo mismo.

El mayor riesgo era pagar en exceso, como sugieren los saltos de ayer de las acciones de los postores, y la caída de las del objetivo, por la noticia de que la guerra podría haber terminado. Si Atlanta hubiera subido su oferta a 19 euros, una de las posibilidades, habría obtenido un retorno de la inversión del 5,5%, apenas por encima del coste de capital estimado de Abertis, del 5,3%, según nuestros cálculsos y suponiendo que no hay sinergias. El ROI (retorno de la inversión) de Hochtief no habría igualado el coste del capital, según ese cálculo.

En un escenario de división, España, que representa un tercio del ebida de Abertis, debería quedar naturalmente en manos de ACS. El postor italiano, que acaba de convertirse en el principal inversor en Eurotunnel, podría centrarse en la vecina Francia o en América Latina, o en una combinación de ambos.

Asumir las operaciones de autopistas francesas e italianas y Brasil o Chile, donde también opera Atlantia, le daría casi exactamente el 50% de los 3.500 millones de ebitda de Abertis, y crearía un actor de 5.400 millones de euros. Parece una división justa de los activos que evitaría una costosa guerra de ofertas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas