9 fotos

Ocho compañías afectadas por vaivenes corporativos

Los analistas consideran que puede haber varias operaciones en el sector financiero y energético

La reducción de deuda despierta el interés de posibles inversores

  • 1Mejora en el negocio y varios pretendientes Los resultados cosechados por Liberbank en el cuarto trimestre han sorprendido a los analistas. El banco producto de la fusión de Cajastur, Caja de Extremadura, Caja Cantabria y CCM ha mejorado el ratio de activos improductivos y sus datos de ingresos. En sus informes, uno de los factores que se alude sobre el potencial de evolución de la acción es la posibilidad de que el banco asturiano sea objeto de una oferta pública de adquisición (opa). “El proceso de concentración que ha vivido el sector financiero español aún no ha concluido. En los próximos años veremos más operaciones, porque hay algunos actores que no tienen el tamaño suficiente para sobrevivir en solitario”, explica el director de inversiones de una gran gestora. Entre los candidatos a comprar Liberbank se han barajado varios nombres, desde CaixaBank hasta BBVA. La decisión de la entidad de desprenderse de la mayor parte de los activos adjudicados facilitaría la operación.
  • 2Un negocio saneado y muy rentable En un escenario en el que las exigencias regulatorias irán a más en los próximos años, las entidades de menor tamaño pueden verse comprometidas a la hora de cumplir con los requerimientos. Los nuevos colchones de capital reclamados por el regulador llevan implícitos un elevado consumo de las rentabilidades. Y es aquí donde el proceso de concentración bancaria se revela como el salvavidas para los bancos de menor tamaño. En el caso de Unicaja, que debutó el Bolsa el 30 de junio de 2017, el balance saneado es su principal herramienta para atraer la atención de los competidores. La ratio de capital fully loaded se sitúa a cierre de 2017 en el 12,8%, ligeramente por encima del 12,5% del tercer trimestre. Su tasa de mora cae del 9% al 8,7% y la ratio de cobertura de activos no productivos está en el 55,7%, por encima de la media del sector. Unicaja cerró el pasado ejercicio con un beneficio de 138 millones, un 2,5% que en 2016. Desde su salida a Bolsa sube un 27,3%, hasta los 1,4 euros por acción.
  • 3Su liderazgo en el norte, el gancho para sus rivales Desde su debut en el mercado en julio de 2015 la compañía ha sido un eterno candidato a protagonizar un proceso de fusión o absorción. Su posición dominante en el norte de España gracias a la compra de Telecable y la gallega R son sus principales atractivos para sus competidores. Los rumores que apuntan a la posibilidad de que protagonice una operación similar a la opa de Orange sobre Jazztel o la compra de Ono por parte de Vodafone han acompañado a la firma desde su salto al parqué. Si hasta el momento, el mercado especulaba con que fuera una de las grandes operadoras las que se interesaran por la firma vasca, en los últimos tiempos el fuerte crecimiento experimentado por MásMóvil lleva a escena a un nuevo jugador, que ya ocupa el cuarto puesto en el mercado de telecos. Euskaltel salió a Bolsa a un precio de 9,5 euros por acción. Dos años y medios después de su puesta de largo, los títulos de la firma se sitúan en el entorno de los siete euros y su capitalización ronda los 1.230 millones.
  • 4A la caza de inversores después del saneamiento La recta final de 2017 estuvo marcada por las reestructuración interna de la compañía para fortalecer su liquidez y simplificar su estructura, centrándose en el negocio de la construcción. En octubre, OHL, controlada en un 51% por el Grupo Villar Mir, vendió su filial de concesionarias al fondo australiano IFM. La operación fue recibida con los brazos abiertos y la mejor prueba de ello es que el pasado 17 de octubre la cotizada se anotó un 42,7% en Bolsa. Las alabanzas no se limitaron al mercado. La agencia Moody’s premió el esfuerzo de desapalancamiento con la mejora de la nota a B3 desde Caa1 en diciembre. El saneamiento llevado a cabo por la firma la convierte en un candidato perfecto de cara a potenciales compradores. Ya el año pasado el grupo China State Construction Engineering Corporation (CSCE) tuvo acceso a las cuentas de la compañía. El gran pero sigue siendo el peso del grupo Villar Mir en el accionariado y las pérdidas registradas en 2017. Ni siquiera las ventas efectuadas el pasado ejercicio le han devuelto a números negros.
  • 5Un conglomerado abierto a nuevas operaciones El beneficio de Acciona cayó un 37% en 2017 por la falta de ingresos extraordinarios. El conglomerado de servicios de ingeniería, infraestructuras y gestión del agua ganó 220 millones de euros. La división que más aportó fue la de construcción internacional, con proyectos con Canadá, Ecuador, Noruega... En España, la compañía sigue con el cartel de se vende para algunos de sus negocios. Así, la semana pasada vendió cinco plantas termosolares en España por más de 1.000 millones de euros. A cambio, el grupo presidido por José Manuel Entrecanales ha anunciado que invertirá mil millones de euros durante los dos próximos ejercicios. En 2018, el 20% de la inversión se destinará al negocio de construcción, otro 20% al inmobiliario (compra de suelos y construcción) y el 60% restante a energía. Una de las grandes incógnitas que planea sobre el grupo en España es qué pasará con la concesión de la empresa Aigües de Ter-Llobregat. El Supremo ha tumbado el contrato y Acciona planea pedir una indemnización millonaria.
  • 6Tras el cambio de accionistas ahora miran la fusión En un entorno marcado por la incertidumbre regulatoria por los planes del Gobierno para recortar las retribuciones de gasistas y eléctricas, Gas Natural suena como un candidato a protagonizar movimientos corporativos en el medio plazo. Antonio Sales, analista de XTB señala que después del cambio de accionariado con la venta del 20% que Repsol tenía en la compañía al fondo CVC y Corporación Financiera Alba, ahora toda la atención está puesta en la posible fusión con la portuguesa EDP. En el último año y medio la empresa ha efectuado desinversiones con vistas a la operación. Sin embargo, algunas voces apuntan que el desembarcó de Francisco Reynés en sustitución de Isidro Fainé pone en duda la operación. No obstante, todavía no se ha descartado nada. En la última presentación de resultados de EDP, su presidente no descartó una posible operación pero afirmó que es algo que está en manos de los accionistas. En lo que va de año Gas Natural se deja un 4,8% en Bolsa y su capitalización se sitúa en los 18.480 millones.
  • 73.800 millones preparados para gastar La semana pasada Repsol vendió al fondo CVC el 20% que controlaba en Gas Natural por 3.816 millones de euros. La operación ha generado unas plusvalías de 400 millones de euros. Con estos recursos el mercado descuenta que la petrolera aprovechará para buscar alguna operación o mejorar la retribución al accionista, aunque su presidente, Josu Jon Imaz, ha asegurado que no tienen ninguna prisa por adquisición. “Creemos que acabará apostando por compras en el segmento de las energías renovables”, explican desde un fondo de capital riesgo. “Las restricciones cada vez mayores a las fuentes de energía más contaminantes van a condicionar por completo la estrategia de desarrollo del sector”. Aunque la opinión mayoritaria es que Repsol tendrá un papel activo en la consolidación en el mercado, hay quien advierte que las grandes petroleras mundiales están ávidas por seguir creciendo y que la multinacional española sería una pieza asequible dado que carece de un núcleo duro de accionistas.
  • 8Eterna candidata a ser adquirida por un gran grupo BME es el principal operador para la negociación de acciones y de bonos de empresas españolas. Con la mejoría económica, han vuelto y mejorado los ingresos por liquidación de valores, el listado de compañías, intermediación... En 2017 ganó 153 millones de euros y ha mantenido una política generosa de retribución al accionista, con una rentabilidad por dividendo cercana al 6,5%, lo que la ha convertido en un título atractivo para los inversores más conservadores. Además, desde hace años se barajado a BME como posible candidato para ser comprado. La competencia por parte de las plataformas alternativas de negociación bursátil, su tamaño medio y la oleada de movimientos corporativos la convierten en una pieza probable y atractiva. En 2007, la Bolsa de Londres compró la italiana (y en 2016 trató de absorber Deutsche Börse), las Bolsas de París, Ámsterdam y Lisboa están unidas en Euronext, y los grupos americanos llevan años buscando oportunidades de compra en Europa.