El calzado, una tradición que se reinventa

El sector volvió a aumentar el valor de sus exportaciones en 2017

La diversificación de los mercados es clave para una industria que se reúne en Momad Shoes

Fabricación calzado Ampliar foto

A mediados del siglo XIX comenzó a gestarse en la comarca del Medio Vinalopó de Alicante, en municipios como Elda o Novelda, lo que resultaría en una de las industrias más punteras de las que se desarrollaron en España. A finales de aquel siglo y principios del XX, la industria del calzado ya era una realidad sólida, que empleaba a buena parte de los ciudadanos de la zona. Con el tiempo, esto se extendió por toda la Comunidad Valenciana y por el resto del país. Hoy, el calzado puede presumir de haber resistido al continuo proceso desindustrializador que ha vivido España, y también a una crisis económica que ha podido sortear gracias a un trabajo de búsqueda de nuevos clientes.

Esto queda reflejado en la tendencia exportadora de los últimos años, empezando por el último. A falta de sumar los datos de diciembre, en los primeros 11 meses de 2017 se exportaron 148 millones de pares de zapatos, cuando hace 10 años la cifra era de 102, según los datos facilitados por la Federación de Industrias del Calzado (FICE). Esa cantidad supone un crecimiento del 2,6% y de un 1,5% en valor, alcanzando los 2.500 millones de euros. Además, estas ventas al exterior se diversifican. Los mercados europeos, como Francia, Alemania o Italia siguen siendo los principales clientes, pero en escena aparecen otros, como EE UU, que ya es el cuarto en importancia.

“En Europa han sucedido situaciones complejas que siguen lastrando, como el caso del brexit y la consecuente devaluación de la libra y la incertidumbre que hay en el consumo, que están siendo compensadas por exportaciones extracomunitarias, que es donde seguimos teniendo los mejores crecimientos”, afirma el presidente de FICE, José Monzonís. Los datos de la secretaría de Estado de Comercio Exterior indican que las ventas a EE UU crecieron más del 10%, y más de un 30% en Rusia.

En cambio Francia, el principal mercado, sigue cayendo. “Creemos que es una cuestión coyuntural que esperamos que mejore, como pasó con Alemania, que el año pasado tuvo tasas negativas y este año crece bastante. El caso británico es más estructural, aunque esperemos que cuando se despeje la situación podamos volver a tener margen de actuación”, analiza Monzonís.

Expositor de la pasada edición de Momad Shoes.
Expositor de la pasada edición de Momad Shoes.

Si hay un lugar que acapara la actividad de esta industria es la Comunidad Valenciana, y sobre todo la zona de Alicante. En esta región se produce la mitad del calzado de España y acapara el 43% de las exportaciones del sector.

La presidenta de la patronal del sector en la región, Avecal, Marián Cano, resalta los esfuerzos de las empresas por llegar a más países. El mercado asiático o Australia se presentan como oportunidades de futuro, de la mano de las herramientas digitales. “El sector es consciente de que tiene retos por delante. Es una industria de pymes y empresas familiares, pero también tenemos compañías tractoras que innovan con la producción, el comercio online o el análisis de datos. A nivel general se están haciendo esfuerzos pero aún queda por hacer”, reconoce Cano.

Otro punto a mejorar es recuperar el valor de lo exportado. Aunque el número de pares de zapatos crece, el dinero obtenido por sus ventas no lo hace en la misma proporción, lo que refleja que lo que se vende en mayor medida es un calzado de gama media-baja, algo que también sucede en el mercado doméstico, cuyos niveles de consumo aún tienen que crecer.

“Vemos un crecimiento en términos absolutos, pero el comportamiento de compra sigue estando lejos de los parámetros en los que se movía antes de la crisis”, dice José Monzonís, algo que también ha afectado a otros sectores de la moda. Pese a ello, el presidente de FICE constata que, “aunque los segmentos altos no arrancan del todo aquí, sí empiezan a crecer de forma significativa en países como EE UU, China. Hong Kong o Rusia”, dice el ejecutivo, quien confía en que “el consumidor español es sofisticado y antes o después va a valorar la calidad por encima de cualquier otro factor”.

Otro reto de presente y futuro es la atracción de los jóvenes al sector. “Tenemos que despertar interés en la gente joven, que vean que este es un sector de futuro, porque ha demostrado que lo tiene”, destaca Marián Cano, quien recuerda que, pese a continuas crisis, “los empresarios del calzado han sabido reinventarse siempre, apostando por la calidad y el diseño, que es lo que ha permitido que en estos últimos años el sector siga en pie, permitiendo ganar nuevos mercados”. En la última crisis, la industria del calzado ha conseguido salir sin mermar sus estructuras ni sus empleos, y ahora las pequeñas empresas pueden centrar sus esfuerzos en ganar tamaño, “otro de nuestros grandes retos”, dice Cano.

En este contexto se celebra una nueva edición, la quinta, de Momad Shoes, la feria que constituye una plataforma comercial de la industria del calzado en España y Portugal, organizada por Ifema. En ella volverán a darse cita destacados compradores nacionales e internacionales para conocer las nuevas propuestas en moda, diseño e innovación de las más de 200 marcas participantes.
Una oferta que comprende todos los segmentos del mercado, representados en los sectores contemporáneo, casual y urbano, para mujer y hombre, y kids, para calzado infantil, además de una selección de firmas de moda sostenible y servicios al punto de venta, y con marcas como Xti, Hannibal Laguna, Vidorreta, Victoria, Sixty Seven, Robert Pietri, Baltarini o Mayoral, entre otros. Todas estarán desde hoy y hasta el domingo en el pabellón 4 de Ifema, en una cita dirigida al público profesional.

Actividades, foros y desfiles

Foro Momad. Es el área de divulgación del salón que pondrá el foco en la digitalización del retail como elemento esencial para el crecimiento, acogiendo entre otras presentaciones cómo gestionar la publicidad online; cómo lograr la entrega inmediata de productos; qué hacer para tener presencia en los mercados internacionales; la personalización del ecommerce, así como las últimas investigaciones enfocadas a conseguir procesos de producción más sostenibles.

Moda sostenible. Dentro del Foro Momad se celebrarán tres ponencias que abordarán a lo largo de la jornada temas relacionados con la financiación de las empresas, la investigación orientada a una producción respetuosa con el medio ambiente y los parámetros que deben cambiar para que la industria del calzado sea cada vez más sostenible.

Desfiles. Una vez más, Momad Shoes contará con la pasarela Momad Catlwalk, donde el profesional podrá asistir a la presentación de colecciones de una selección de firmas presentes en la feria. También repetirá en esta edición el desfile organizado en colaboración con la Fundación de Síndrome de Down de Madrid. En él, niños con este síndrome u otras discapacidades intelectuales participarán como modelos de calzado en la pasarela.
Exposiciones. La feria también acoge exposiciones en torno al mundo del calzado y los complementos, entre ellas una dedicada a los bolsos de la belle époque, periodo conocido por su progreso tecnológico y efervescencia artística que dejó su sello en el mundo de la moda.

Normas