Vodafone España amenaza con abandonar el fútbol televisado: no salen las cuentas

Afirma que saldría más rentable perder los clientes del fútbol que comprar los derechos

Coimbra critica el modelo de subasta de 5G y considera que penaliza la inversión en red

vodafone
El jugador del Sevilla, Miguel Layun, durante una jugada con Saul Niguez, del Atlético Madrid

Vodafone España ha cargado con dureza contra el actual modelo de los derechos del fútbol televisado, insistiendo en que si no hay cambios, está dispuesta a abandonar este mercado. En un encuentro con los medios de comunicación, en la víspera de la inauguración del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, afirmó que se ha llegado a una situación en que a la empresa podría llegar a salirle más rentable perder todos los clientes que tiene gracias al fútbol televisado, que pagar por estos derechos, controlados en su mayoría por Mediapro. El pasado jueves, el consejero delegado de Telefónica, aseguraba que "existe la genuina posibilidad de que no se renueve el contrato de la Champions de cara a la próxima temporada"

Coimbra explicó que los clientes del fútbol suponen a Vodafone unos costes de 240 millones de euros y, sin embargo, los ingresos que obtiene de estos usuarios por todos los servicios contratados no llegan a 200 millones. El ejecutivo defendió que es clave que se establezca un modelo de costes variables alineado a los precios mayoristas. En el modelo actual, según explicó, las telecos pagan cientos de millones por unos derechos que no saben si luego los van a recuperar.

“Hemos tocado techo. Hace tres años, en la anterior subasta, no sabíamos los clientes que íbamos a tener, ahora sí”, dijo Coimbra, quien añadió que para alcanzar la rentabilidad, los usuarios deberían pagar entre 50 y 60 euros al mes, frente a los cerca de 20 euros que pagan en la actualidad.

El directivo indicó que su compañía estaría encantada su LaLiga y Mediapro encontraran una solución para seguir ofreciendo fútbol televisado a sus clientes, si bien advirtió de que, cada vez más, los usuarios prefieren el cine y las series al citado deporte.

“Estamos buscando posibles cambios en el modelo de negocio que puedan alinear los costes mayoristas con los minoristas, y el pago de los clientes pueda cubrir los costes”, dijo Coimbra. En cualquier caso, recordó que si bien la operadora no tiene los derechos de la próxima temporada de la Champions, sí tiene los derechos de la liga española, con lo cual todavía hay margen.

Con respecto a la propuesta del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital de fijar un límite de 120 MHz como el máximo de frecuencias que podrá disponer un mismo operador en el conjunto de la banda de 3,4 a 3,8 GHz para 5G que se licitará en las próximas semanas, Coimbra se mostró muy crítico. Según el directivo bajo esta fórmula se está dando prioridad a los precios de del espectro en la propia licitación frente a la futura inversión que puedan hacer las operadoras en el despliegue de la propia red.

“El despliegue del 5G se va a ralentizar, y esa situación afectará a España”, dijo Coimbra, quien indicó no obstante que si son las reglas del juego habrá que aceptarlas y competir.

En relación a la posible compartición de redes en el despliegue del 5G, el ejecutivo indicó que Vodafone siempre es “procompetencia”, señalando que podría suceder una situación similar a la ocurrida en el 4G: “en unas zonas habrá que competir y en otras se podrá colaborar”.

Normas