Garrido asegura que ha llegado la hora de la normalización salarial

La secretaria de Estado de Economía asegura que aún hay margen para aprobar los Presupuestos de 2018

Garantiza el pago de las pensiones pero advierte del problema poblacional que encara España

La secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido.
La secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido.

Después de la confirmación de que Luis de Guindos será el próximo vicepresidente del BCE, este martes había una gran expectación por oír lo que tenía que decir la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, en un desayuno organizado por Executive Fórum con la colaboración de Ibercaja y el Club de la Excelencia en la Gestión.

La colaboradora del todavía ministro de Economía quiso descartarse de la carrera por suceder a Guindos y solo aseguró que había sido un placer trabajar con Guindos estos últimos seis años. Preguntada por quién cree que será el elegido por el presidente del Gobierno, tiró de elegancia y se mostró convencida de que Mariano Rajoy se decantará por el mejor candidato.

En clave económica, Garrido se refirió a todos los grandes asuntos que preocupan en la actualidad a los inversores y a la ciudadanía. Sobre los salarios, admitió que en su opinión ha llegado el momento de abordar la "normalización salarial". No deja de ser un eufemismo con el que suscribir el que ya lleva meses siendo el mensaje de buena parte del Gobierno. Desde el Ministerio de Empleo insisten en que en todas aquellas empresas donde sea posible ha llegado la hora de que los salarios recuperen parte del poder adquisitivo perdido durante la crisis, con el objetivo de seguir impulsando el consumo privado y con él la actividad económica y el empleo.

Sobre qué papel le corresponde en este ámbito al Gobierno, la secretaria de Estado de Economía explicó que al Ejecutivo solo le corresponde dar estabilidad a las empresas para que estas puedan desarrollar su labor.

En materia de pensiones, Irene Garrido dijo que quería lanzar un mensaje de tranquilidad. "Las pensiones están garantizadas por el fondo de reserva, y todos los ingresos procedentes de las cotizaciones, los impuestos y, si es necesario como en 2017, por un préstamo del Tesoro.

La responsable de Economía se mostró convencida de que aún queda margen para conseguir los apoyos parlamentarios que permitan aprobar los Presupuestos de este año porque, en su opinión, España necesita dos años más creciendo a tasas cercanas al 3% y creando unos 500.000 empleos para dejar definitivamente atrás la peor crisis de la democracia.

En clave financiera, Garrido confirmó que la venta del siguiente paquete de Bankia se llevará a cabo en el momento adecuado y apostó por la entrada de nuevos operadores en el mapa financiero, como son las fintech.

Sobre la solución dada a la quiebra del Banco Popular, la secretaria de Estado de Economía insistió en la tesis defendida por todo el Ministerio: fue la mejor solución posible y pudo llevarse a cabo sin que le costara un solo euro a los contribuyentes gracias a la sólida situación por la que atravesaba la economía española en ese momento.

Normas