Whatsapp entra en el activo mercado de pagos móviles de India

Una plataforma pública reduce el coste de construir una red propia

Icono de Whatsapp.
Icono de Whatsapp.

Facebook está enviando un mensaje sobre dinero en India. La compañía ha comenzado a introducir allí un servicio de pagos mediante WhatsApp. La gran popularidad de la app en el país puede darle ventaja.

El mercado indio del dinero móvil ya está bastante concurrido. Actores locales como Paytm, respaldado por Alibaba, han abierto el camino. Reliance, apoyado por Mukesh Ambani, el hombre más rico del país, se unió a la refriega. Y la competencia se intensificó cuando Google lanzó un servicio solo para India llamado Google Tez, que ya está procesando, según Credit Suisse, tantas transacciones como Axis Bank, el cuarto banco más grande de India.

Sin embargo, debería haber espacio suficiente para un nuevo gran jugador. Credit Suisse estima que el mercado indio de pagos móviles puede crecer a una tasa anual compuesta del 130%, hasta los 190.000 millones en 2023.

Y WhatsApp tiene otra ventaja: sus más de 200 millones de usuarios activos. Ya usan la app para todo, desde enviar mensajes y fotos familiares hasta compartir libros y documentos completos. Agregar una función de pagos puede ser simplemente la forma de que Facebook logre que los usuarios pasen más tiempo en la app.

Pocas iniciativas de pagos electrónicos cobran por transferencias P2P. La mayoría espera ganar dinero con los establecimientos comerciales: WhatsApp podría agregar fácilmente un escáner de códigos QR, por ejemplo. También puede tratar de seguir el ejemplo de la app de pago y mensajería WeChat, de la china Tencent, agregando servicios como juegos, transporte privado y noticias.

El sistema United Payments Interface, creado por el Gobierno indio, hace que el país sea particularmente atractivo para WhatsApp. Lanzada hace un par de años, es una plataforma abierta que permite enviar dinero entre particulares, directamente a cuentas bancarias vinculadas a los números de teléfono. Eso reduce el coste de construir una red propia, y puede acabar ayudando a obtener ganancias, pero no puede replicarse en el resto del mundo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas