El dividendo es el único motivo que queda para comprar Commerzbank

El banco ya no está tan barato: sus acciones han subido un 66% en el último año

Sede de Commerzbank, en Fráncfort (Alemania).
Sede de Commerzbank, en Fráncfort (Alemania).

Commerzbank está haciendo lo que se le da mejor: publicar cifras pésimas. Ayer dio a conocer una caída en las ganancias, un aumento de los costes y un retorno del 1% sobre el capital tangible. Aún así, los bancos europeos que podrían comprarlo habrán notado un potente factor positivo: el compromiso de recuperar el dividendo.

El segundo mayor prestamista de Alemania anunció una caída del 51% en su beneficio neto del cuarto trimestre, debido a que ha sufrido importantes cargos de reestructuración producto de los recortes de empleo y el impulso hacia la digitalización. Pero también le está contando aumentar los ingresos, que cayeron un 2,5%, hasta los 9.100 millones, en el último año fiscal. El único punto positivo fue el compromiso del CEO, Martin Zielke, de pagar este año el primer dividendo desde 2015.

Ese plan es crucial para sellar un acuerdo con las partes interesadas en comprar el banco, entre las que podrían estar Deutsche Bank, Unicredit y BNP Paribas. El hecho de que se esté debatiendo implica que la autoridad última sobre Commerzbank, el BCE, estará involucrado.

Los compradores potenciales buscarán áreas en las que puedan reducir costes y beneficiarse de sinergias. La fuerte red de sucursales de Commerzbank es un buen lugar para empezar, especialmente para Deutsche, que tiene oficinas en las mismas ciudades. A primera vista, hay gran margen para recortar costes, que suponen el 77% de sus ingresos; en BNP Paribas son el 69,4%.

El problema, en último término, es que Commerzbank ya no está tan barato. Sus acciones han subido un 66% en el último año, hasta los 12,9 euros, debido a los rumores de ofertas; eso son unas 0,6 veces el valor contable tangible esperado por acción.

El banco justificará ese nivel a medida que se acerque a su objetivo de retorno sobre el capital tangible para 2020, el 6%. Pero incluso si ese objetivo no fuera poco impresionante en sí mismo, el valor del banco estaría como mucho completamente descontado en este momento. Los compradores que todavía estén interesados tendrá que aferrarse al dividendo para mantener su interés.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas