Los bancos centrales buscan nuevos termómetros de la volatilidad del mercado

Índices como el VIX dan la temperatura media pero no advierten de eventos extremos

Las fluctuaciones del petróleo se han convertido en una herramienta predictiva

Volatilidad
Sede del Banco de España.

La crisis financiera internacional y la respuesta regulatoria con la que las autoridades vienen dándole respuesta han transformado los mercados haciendo necesarias nuevas herramientas para medir la incertidumbre y anticipar episodios de grave volatilidad. Esta es una de las principales conclusiones de la IV Conferencia sobre Mercados Financieros que el Banco de España y el Banco de Canadá organizaron en Ottawa el pasado septiembre y cuyas conclusiones reveló este jueves el supervisor español en un informe.

“La forma en la que los modelos tradicionales incorporan la incertidumbre y, de modo más concreto, si estas formulaciones tienen en cuenta, además del nivel de incertidumbre medio, la probabilidad de ocurrencia de eventos extremos”, explica el documento, fue uno de los principales “objetos de discusión” del encuentro en el que se expuso que vivimos “un periodo cada vez más prolongado de volatilidades implícitas medias históricamente bajas” combinado con una alta preocupación entre los inversores ante eventos de una violencia inesperada.

“Medidas tradicionales como el VIX”, el indicador que mide la volatilidad del mercado de opciones de Chicago en relación con el índice bursátil S&P 500, el termómetro de incertidumbre más utilizado internacionalmente, arroja “diferencias significativas” entre el nivel de volatilidad media del mercado y la probabilidad de que ocurran episodios extremos, concluyeron los expertos.

Esta desconexión impide anticipar grandes variaciones inmediatas en el precio de los activos lo que “sugiere que el seguimiento de la incertidumbre no solo debe basarse en la volatilidad media, sino también en las probabilidades” de movimientos extremos de algunos activos concretos.

“La volatilidad implícita sobre el precio del petróleo se ha transformado en una potente herramienta para predecir y explicar tanto la rentabilidad como la volatilidad del mercado bursátil”, incluso en valores no ligados al precio del crudo, indican los informes presentados, que invitan a seguir la evolución del oro negro para anticipar los exabruptos del mercado y la economía global.

Normas