La mitad de los autónomos tienen negocios con más de 5 años de antigüedad

Uno de cada dos empresarios ha consolidado su actividad y apenas el 14,1% tiene el negocio en marcha desde hace menos de un año

perfil autónomo

Los datos del perfil de autónomo publicados por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) correspondientes a 2017 dejan claro que este perfil de trabajador se ha consolidado ya en el tiempo. Las cifras revelan que, uno de cada dos lleva al frente de su propio negocio más de cinco años. Del total, el 67,6% tiene actividad desde hace más de tres.

Otra buena noticia para el sector tiene que ver con que el volumen de las empresas y su forma jurídica se consolidan, generando una mayor estabilidad en el pequeño comercio. Esto se refleja en que en el último año, y en comparación con 2016, creció un 0,4% el número de autónomos que amplió plantilla y descendió un 0,8% el que tuvo que reducirla. Como dato adicional, aumentaron los autónomos societarios, y bajaron los constituidos como persona física. Así las cosas, el mapa actual refleja que seis de cada diez son autónomos persona física 61,4% y el 38,6% están constituidos como societarios.

Las actividades sanitarias y de educación son las que han incrementado el número de inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) en 2017 con respecto del ejercicio anterior, siempre según ATA. Durante ese mismo periodo hubo un descenso de los profesionales que están inscritos en las conocidas como ‘actividades tradicionales’; es decir: agricultura, comercio, hostelería, industria.

Siguiendo con el perfil del autónomo propiamente dicho, a lo largo de 2017 descendieron tanto los varones como las mujeres persona física. Los primeros representan el 65,1% y ellas el 34,9% del total del colectivo. A pesar es esta cifra a priori negativa, en volumen general y atendiendo a razón de género, hubo un aumento de las altas en ambos sexos, de un 4,9 y un 4,08%, respectivamente.

Más ingresos a las arcas públicas

Un síntoma de la consolidación de muchas empresas es que los autónomos que forman parte de las mismas optan por aportar más a las arcas estatales a través de sus cotizaciones a la Seguridad Social. “Por primera vez” en la serie histórica, bajan ligeramente los autónomos que cotizan por la base mínima y crecen los que cotizan entre la base mínima y 1,5 veces la base mínima.

Normas