El director general de CaixaBank dice que los desahucios son una “leyenda urbana”

Alcaraz sostiene que “ahora lo que está bien visto es no pagar las deudas”

Asevera que las cláusulas suelo estaban para proteger a los hipotecados

Desahucios
El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz.

El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz, ha asegurado hoy que los desahucios forman parte de la leyenda urbana y que el asunto de las cláusulas suelo fue utilizado para que las entidades financieras pagaran parte de la crisis.

"Los desahucios forman parte de la leyenda urbana, nosotros no hemos desahuciado a nadie. Los bancos no queremos desahuciar a nadie. Evidentemente, tenemos una hipoteca, una propiedad, y queremos que esa hipoteca se pague", ha afirmado el ejecutivo durante unas jornadas inmobiliarias organizadas por el IESE.

Durante su intervención, ha asegurado que el problema es que la gente se ha olvidado de algo elemental como es la obligación de pagar las deudas.

"Ahora lo que está bien visto es no pagar las deudas y, encima, tienes una garantía hipotecaria que no puedes ejecutar", ha criticado Alcaraz, quien ha asegurado que han refinanciado casi 300.000 hipotecas intentando no desahuciar a nadie.

"Por lo tanto, el tema de los desahucios forma parte de una política de crisis económica", ha señalado el directivo de CaixaBank, quien ha recordado que cuando un inquilino no paga el propietario acaba procediendo a su desahucio. A los bancos, ha asegurado, no les interesa desahuciar a nadie porque una que vez desahucias "y te consigues quedar con la casa", la tienes que vender.

"Es un tema muy demagógico y nosotros podemos decir con la cabeza muy alta que durante toda la crisis hemos refinanciado con las fórmulas más imaginativas posibles que se nos han podido ocurrir para que luego venga un regulador que diga que hay un modelo que dice no se qué y que tengo que hacer una provisión. Es de locos", ha lamentado.

En cuanto a las cláusulas suelo, ha subrayado que se activaron para proteger a los titulares de las hipotecas y ha recordado que estas cláusulas, que según él se deberían llamar "túnel", tenían un máximo y un mínimo."No conozco a nadie que cuando los túneles se saltaban (...) porque los tipos habían subido dijera: mire usted, vengo a pagar la diferencia", ha destacado.

Cuando los tipos bajaron, eso se rompió, vinieron los problemas y "ya nadie sabía lo que había firmado". "Daba igual que fuera el presidente de una audiencia nacional, un notario, un registrador o un presidente de una comunidad autónoma", ha dicho el ejecutivo aludiendo a "casos reales".

En su opinión, sobre este tema "se hizo, otra vez más y en plena crisis económica, un debate interesantísimo para que parte de la crisis la pagaran las entidades financieras".

Es verdad, ha reconocido, que en algunos casos se pudo hacer mal, pero, a su juicio, no se puede hablar de falta de transparencia cuando las hipotecas se firmaban ante notario y esas cláusulas aparecían "en negrita y en mayúsculas".

Alcaraz ha asegurado que quien ha pagado "todo esto" han sido los accionistas de los bancos y "nosotros como contribuyentes", y ha advertido que lo que ha ocurrido es una transferencia de riqueza "de unos a otros. Han pagado unos por otros".

Miles de casos documentados

Durante su intervención Alcaraz obvió que los desahucios hipotecarios han sido documentados por el Consejo General del Poder Judicial, el Instituto Nacional de Estadística y el Banco de España en registros que arrojan cifras diversas pero que apuntan a decenas de miles de casos de desalojos documentados. Algunos relacionados con suicidos, incluyendo uno de noviembre de 2012, en un inmueble ligado a CaixaBank, que llevó a las fuerzas políticas a imponer límites a los desahucios de colectivos vulnerables.

En paralelo, el Tribunal Supremo y la justicia europea vienen cargando contra la falta de transparencia en la comercialización de cláusulas suelo. En este marco, y antes de que sus casos fueran abordados por el alto tribunal, CaixaBank retiró voluntariamente las suyas. En conjunto, y solo en la vía extrajudicial, la banca ha devuelto ya más de 2.000 millones por cobros indebidos en aplicación de estas cláusulas.

Normas