Sin mano de obra para la construcción de vivienda: los costes se disparan un 12% en un año

El grupo navarro ACR calcula que en dos años ha crecido un 17,5%

La falta de profesionales cualificados tensiona los proyectos de desarrollo de viviendas

vivienda

Hay inflación preocupante en las obras de vivienda. Así lo han reflejado en los últimos meses la patronal, las empresas y entidades como Sociedad de Tasación. Este jueves se conoció uno de los primeros datos que lo demuestran. En el último año los costes de la construcción residencial se han incrementado un 12,1%, hasta diciembre de 2017. Lo refleja el recién creado Índice de Costes Directos de Construcción, elaborado por el grupo constructor navarro ACR.

El índice recoge que el alza fue de un 17,5% en dos años. La cifra indica que en 2017 estos costes crecieron abultadamente y se han acelerado. “Los costes crecen fundamentalmente por dos razones, la falta de mano de obra y por falta de capacidad de fabricación en oficios como estructuras o fachadas”, señaló Michel Elizalde, consejero delegado de ACR Grupo.

La empresa ha obtenido estos datos con obras en Madrid y asegura que las cifras inflacionistas son extrapolables a otras empresas del sector y a otros territorios como Barcelona, Málaga, País Vasco o Zaragoza, donde el mercado de viviendas se ha reactivado.

Sin embargo, a nivel del mercado español general no se recoge ese alza de las zonas más activas. La estadística de Fomento indica que a octubre de 2017, la última cifra disponible, el coste de la obra residencial ha subido 5,5 puntos desde 2010. Desde ACR se detalló que los mínmos se llegaron en 2012 y 2013, después se contuvieron los precios, y solo desde 2016 ha comenzado el proceso inflacionista.

“Hay más tensión en los costes de mano de obra”, reconoció Elizalde, básicamente por la falta de profesionales cualificados en ciertos oficios como encofradores y los ferrallistas, según ACR, junto a los relacionados con albañilería, expertos en tabiquerías, fachadas, solados y alicatados o los carpinteros. Eso provoca que las cuadrillas y subcontratas cambien de obra en medio del desarrollo de las viviendas si otra empresa les paga mejor.

“El contratista es el que sufre la situación”, señaló el responsable de ACR, debido a que las promotoras están contratando proyectos de llave en mano con un coste fijo y los constructores, a su vez, son los que sufren la falta de profesionales.

“Hay escasez de profesionales formados porque muchos de los que salieron con la crisis no van a volver o se han jubilado”, apuntó el directivo.

De forma interanual, donde más se han incrementado los precios es en vidriería (25,2%), fachadas (15,4%), movimiento de tierras (15,6%) y estructuras (13,4%).

Normas