Carrefour anuncia un plan de ajuste con la salida de 2.400 trabajadores en Francia

La estrategia 'Carrefour 2020' incluye la reducción del tamaño de los hipermercados

Las empresas Tencent y Yonghui entran en el capital de Carrefour China

carrefour
El consejero delegado de Carrefour, Alexandre Bompard, en la presentación del nuevo plan estratégico. REUTERS

Carrefour ha presentado este martes su plan estratégico Carrefour 2022, que incluye un importante plan de ajuste en el grupo, especialmente en Francia, para "ser el líder mundial de la transición alimentaria". La estrategia incluye un plan de bajas voluntarias para 2.400 trabajadores de las oficinas en Francia, casi una cuarta parte del total.

La compañía pretende con este objetivo aligerar sus estructuras corporativas. De este modo, también ha anunciado el "abandono" de un proyecto de nueva sede en Essonne, al sur de París, con una superficie de más de 30.000 metros cuadrados. El recorte de plantilla enfrentará a la empresa con los sindicatos. Uno de ellos, Force Ouvrière, ya ha convocado para el 8 de febrero una huelga a nivel nacional en el grupo.

La compañía prevé un ajuste de costes importante de 2.000 millones de euros, centrado especialmente en las compras. Para ello, impulsará su apuesta por las alianzas con otros operadores, como la sellada el año pasado con Fnac Darty, con el fin de reducir los precios de los proveedores, o la entrada en Showroomprivé.com.

Alexandre Bompard, consejero delegado desde julio, ha tenido desde el principio la presión por parte de accionistas de aumentar la rentabildiad y el beneficio de la compañía. El grupo se ha visto con problemas para adaptarse al nuevo entorno competitivo, lastrado principalmente por su fuerte exposición a los hipermercados, un segmento en crisis en el sector de la distribución, y a su lenta adaptación a la fuerza del comercio electrónico, en comparación con otros rivales franceses como E-Leclerc. El mercado ha recibido bien el plan de ajuste y se anota este martes un crecimiento del 4% en la Bolsa parisina.

Paralelamente a la presentación del plan estratégico, Carrefour ha anunciado un acuerdo con las chinas Tencent y Yonghui para que estas entren en el capital de Carrefour China, con el fin de explotar las capacidades de comercio electrónico del grupo en dicho mercado asiático, así como la mejora de la experiencia en tienda o el pago con móvil.

Volviendo a nivel global, la compañía ha aumentado su apuesta por la marca propia y tiene por objetivo que cuando acabe el periodo, en 2022, un tercio de sus ventas sean a través de la marca Carrefour. con ello, prevé aumentar su competitividad en precio, para hacer frente a la creciente presión competitiva que está sufriendo, en especial en Francia y que le ha hecho, entre otros asuntos, reducir sus previsiones de ebitda para el cierre del 2017.

La compañía contempla en esta transformación una apuesta decidida de la proximidad frente a las grandes superficies. De este modo, anuncia la apertura de al menos 2.000 supermercados de proximidad en cinco años en las grandes ciudades europeas. Por contra, reducirá el tamaño de los hipermercados franceses. También explotará las oportunidades en el formato cash & carry, en el campo mayorista.

Como continuación a este plan estratégico se encuentra la apuesta decidida por el comercio electrónico y la alimentación bío. En el primero de los casos, prevé invertir 2.800 millones en cinco años, seis veces más que el ritmo actual, para adaptarse al plano digital. El objetivo es que en 2022 el comercio electrónico alimentario supongan 5.000 millones de euros para la compañía y un 20% del total en Francia.

En este plano, se incluye también una extensión de los planes de entrega en una hora, especialmente en Francia, y una apuesta por los servicios de recogida en tienda de los pedidos hechos por la plataforma electrónica. Además, Carrefour ha decidido englobar toda su oferta digital en una única plataforma. Francia será el primer país, en 2018, y posteriormente el resto de geografías.

El plan de ajuste afecta también a las tiendas que compró a Dia cuando la empresa española, una vez culminada su separación de Carrefour, decidió vender a su antigua matriz su red de cerca de 300 tiendas en Francia. La compañía ha reconocido que la transformación bajo su enseña de estos locales no ha sido fructífera y que los pone en venta y, en caso de no lograrlos colocar, los cerrará.

Además de esos locales, la compañía ha anunciado que se desprenderá durante los próximos tres años de activos inmobiliarios no estratégicos valorados en 500 millones de euros

Normas