Una nueva luz sobre la basílica que hay que visitar en Roma

Santa María la Mayor luce desde este viernes más bella

Endesa ha financiado un nuevo sistema de iluminación

Es uno de los tesoros arquitectónicos de Roma, una dirección obligada si se visita la capital italiana. La Basílica de Santa María la Mayor fue construida a mediados del siglo IV bajo las órdenes del papa Liberio, quien deseaba un santuario edificado en el lugar donde se produjo una aparición de la Virgen María ante un patricio local y su esposa. Está situada en la cima del Esquilino y es considerado el templo más grande dedicado a la Virgen María en Roma, siendo una de las cuatro basílicas patriarcales de la ciudad. Como anécdota,es la basílica a la que acude el Papa cada vez que abandona Roma y parte de viaje.

Desde ayer luce más bella y sostenible si cabe, ya que fue inaugurada la nueva iluminación, en virtud a un acuerdo de la Fundación Endesa con el Governatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano. El estreno ha contado con la asistencia, entre otras autoridades, de los reyes eméritos, don Juan Carlos, nombrado en 1977 protocanónigo honorario de la basílica, y doña Sofía.

Es el santuario más grande dedicado a la Virgen María y al que acude el Papa antes y después de cada viaje

Fue el presidente de Endesa y de la Fundación, Borja Prado, quien subrayó tres razones que hacen de la Basílica Santa María la Mayor una de las más especiales del mundo: “Es el templo dedicado a la Virgen más importante del mundo, está bajo protección de la Corona española desde los tiempos de Carlos I. Y el Santo Padre, antes y después de cada viaje, viene a rezar aquí. Solo él”. Y ha sido esta vinculación con España lo que llevó a la Fundación Endesa el pasado mes de mayo a unirse a este proyecto, con el objetivo de ensalzar la excelencia de este lugar, buscando las técnicas más avanzadas de economía de energía y optimización de eficiencia, pretendiendo alcanzar un ahorro de hasta un 80% de potencia y energía, unido a una iluminación artística de referencia. Las actuaciones en la basílica se han llevado a cabo en distintas estancia:el altar y artesanado del baldaquino, el baptisterio, la bóveda y el retablo de la capilla Paolina, la capilla Cesi, la capilla del Crucifijo, la capilla Sforza, la contrafachada y nave central, la nave y las cruces, la nave lateral, la capilla lateral y la estatua de la Virgen Ave Regina Pacis.

La basílica fue restaurada y ampliada por varios Papas durante la Edad Media. En su interior, una de las obras principales es una serie de mosaicos en el arco triunfal sobre la vida de la Virgen, que data del siglo V y muestra las características estilísticas del arte romano tardío bajo la influencia del estilo más hierático del arte bizantino. De época medieval es el suelo de mármol estilo Cosmati, como el que puede verse en la tumba del cardenal Rodríguez (1299), a la derecha del altar.

Capilla bautismal de la basílica de Santa María la Mayor
Capilla bautismal de la basílica de Santa María la Mayor

En el siglo XIV, durante el pontificado de Nicolás IV, fue realizado el mosaico del ábside, con la Coronación de María, obra del monje Jacopo Torriti. De la misma época son los mosaicos de la fachada, obra de Filippo Rusuti. El campanario medieval es el más alto de Roma, de unos 75 metros. El artesonado de la basílica está decorado con oro. Se trata de uno de los primeros cargamentos de oro que la Corona española trajo de América, convirtiéndose en benefactores de Santa María la Mayor. Además, una estatua del rey Felipe IV se erige en el pórtico de la basílica romana. En 1953 se acordó con el Concordato entre la Santa Sede que todos los reyes españoles fueran protocanónigos honorarios.

Normas