El magnate ruso Mikhail Fridman alcanza el 25% de Dia y descarta “hoy por hoy” lanzar una opa

Cierra la compra de un 5% adicional al 10% que ya poseía y acuerda la adquisición de otro 10%

El grupo Letterone se sitúa como primer accionista

Mikhail Fridman, propietario de Letterone.
Mikhail Fridman, propietario de Letterone.

El fondo luxemburgués Letterone Investment ha anunciado este viernes que ha alcanzado un 15% del grupo Dia, superando su posición en el capital del 10% alcanzado el pasado mes de julio. El vehículo inversor del magnate ruso Mikhail Fridman, ha informado además de un acuerdo colateralizado para la compra a plazo de otro 10%, con lo que alcanzaría el 25% del grupo.

Letterone, que participa en Dia a través de LTS Investment, ha informado a la CNMV que "a día de hoy no tiene intención de formular una opa sobre Dia". El fondo se convierte así en el primer accionista de la cadena de supermercados, por encima de Goldman Sachs, que cuenta con un 11,7% y que hasta ahora era el mayor accionista.

El fondo de inversión anunció en julio del año pasado la compra de un 3% y el acuerdo para alcanzar un 10% en la empresa, lo que le convertía entonces en el segundo mayor accionista, por detras de la gestora Baillie Gifford. Así se mantuvo hasta comienzos de este año, cuando Goldman Sachs superó el 10,7%, convirtiéndose en el mayor accionista.

El 15% que está actualmente en manos de Fridman tiene un valor de mercado a cierre del viernes de 411 millones de euros.

Letterone fue creado en 2006 por Fridman y tiene una política de inversión ligada a la energía, las telecomunicaciones, la tecnología y comercio. Entre las inversiones más destacadas de la compañía se encuentra Uber, donde a comienzos de 2016 inyectó 200 millones de dólares.

Fridman es una de las mayores fortunas de Rusia y está entre los 100 más ricos del mundo, según el listado de Forbes. Su fortuna ronda los 14.400 millones de dólares. Recientemente en España ha aparecido ligado a la investigación sobre Zed. Su mano derecha, Peter Wakkie, fue detenido en Madrid en enero por el supuesto pago de sobornos a familiares de ministros rusos.

El nombre del propio Fridman ha sido ligado al del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de aparecer en un informe de la CIA y el FBI en el que se apuntaba que habría ayudado a Rusia a acceder a los servicios del Partido Demócrata para boicotear la campaña de la demócrata Hillary Clinton y favorecer al aspirante republicano de cara a las elecciones del pasado 8 de noviembre.

Normas