RIU ganó un 7% más y se dispone a crecer en las grandes ciudades

Invertirá 650 millones en 2018 y augura 2.500 millones hasta 2022

Prevé que el nuevo hotel de Madrid, de 650 habitaciones, estará abierto en el verano de 2019

Edificio España Ver fotogalería
Edificio España (Madrid).

RIU se ha adelantado al resto de grandes hoteleras y ha sido la primera en presentar los resultados correspondientes al pasado ejercicio. La cuarta cadena española por número de habitaciones y la tercera por ingresos ingresó 2.156 millones de euros en 2017, lo que supuso un 7% más que en 2016, según ha avanzado ayer Pepe Moreno, consejero directivo de RIU, durante la presentación de la nueva imagen de la cadena, que se irá introduciendo durante dos años en los 92 hoteles con los que cuenta actualmente.

En la presentación, Moreno descartó que vaya a participar en alguna operación de concentración con otra compañía o que esté planteándose salir a Bolsa. “Tenemos un bajo endeudamiento y eso nos permite crecer de forma sana”, matizó. De hecho resaltó las cifras del plan inversor de la compañía para los próximos cinco años. “2017 fue un año récord de inversión en construcción, reforma y compra de hoteles con 600 millones. Este año, la inversión prevista será incluso superior, en torno a los 650 millones y el objetivo es llegar a los 2.500 millones hasta 2022”, señaló.

Aunque seguirá volcada en el segmento vacacional, la cadena apostará por seguir creciendo en el segmento urbano, especialmente en las grandes ciudades. En la actualidad cuenta con un hotel en Nueva York y está empezando las obras de un segundo con 650 habitaciones, a los que se unen las obras del hotel en la torre de Plaza de España (Madrid) y en Dublín. “Las obras del hotel de Madrid empezaron el 8 de enero y el objetivo es que esté abierto en el verano de 2019”, recalcó Moreno, que precisó que seguirán buscando oportunidades en el segmento urbano. “Vamos a seguir creciendo. Buscamos ubicaciones en otras grandes ciudades como Londres, París, Roma o Santiago de Chile, aunque los parámetros tienen que ser los mismos para todos:tienen que estar céntricos y tener al menos 250 o 300 habitaciones”.

El hotel de Madrid ocupará 24 plantas de una torre de 27 alturas, tendrá 650 habitaciones, una categoría de cuatro estrellas y se unirá al resto de hoteles de lujo que otras cadenas como Hyatt, Four Seasons o Starwood han proyectado para el centro de Madrid.

Normas