Los fondos destituyen a los Martínez Sampedro de la presidencia de Codere

El consejo de la empresa nombra a Norman Sorensen presidente no ejecutivo, y Vicente Di Loreto, director general

La nueva directiva pondrá el foco en un crecimiento rentable y la creación de valor para los accionistas, con la vista puesta en Brasil

Jose Antonio Martínez Sampedro, expresidente de Codere.
Jose Antonio Martínez Sampedro, expresidente de Codere.

Tres fondos de inversión han impulsado este viernes la destitución de la familia fundadora de Codere, los Martínez Sampedro, de los puestos ejecutivos de Codere, según confirmaron a Cinco Días fuentes cercanas a la operación. El consejo de administración, dominado por los fondos, ha nombrado a Vicente Di Loreto, máximo responsable de Codere en Latinoamérica hasta 2011, como nuevo director general y número uno de la firma. Norman Sorensen, que hasta ahora ocupaba un asiento en el consejo como independiente, será el nuevo presidente, pero no tendrá poderes ejecutivos.

Los fondos Silver Point Finance, Contrarian y Abrams Capital han desplazado a José Antonio Martínez Sampedro, expresidente, y a su hermano Luis Javier, exvicepresidente, por diferencias en cuanto a la gestión de la empresa. Fuentes cercanas a la familia han asegurado a Cinco Días que los Martínez Sampedro querían impulsar un plan de inversiones centrado en el negocio digital que no contaba con el apoyo de los fondos.

La clave para desbancar a los Martínez Sampedro ha pasado por los tres miembros independientes del consejo, que votaron a favor del cambio de dirección. Se trata de Norman Sorensen, exCEO de la gestora de fondos Principal; Matt Turner, vicepresidente de Guardian Capital; y Joseph Zappala, exembajador de EE UU en España que llegó a Codere con el apoyo de los Martínez Sampedro.

Los otros seis asientos del consejo se reparten en partes iguales entre los fundadores y los fondos. Los Martínez Sampedro, que en 2014 perdieron la mayoría accionaria de Codere tras un proceso de reestructuración, conservan un 19,37% del capital; en la actualidad, cuentan con tres asientos. El primer accionista, Silver Point, con un 21,6%, controla otros dos. Y el grupo formado por Silver Point, Contrarian (9,9%) y Abrams (8,7%), dispone del restante.

Mayor integración y mirada hacia Brasil

En un hecho relevante comunicado anoche a la CNMV, Codere señala que la nueva directiva pondrá el foco en un crecimiento rentable y la creación de valor para los accionistas para sacar partido a la sólida presencia de la compañía en los diferentes mercados. “Afrontamos esta nueva etapa de Codere con la ilusión de hacer crecer un gran proyecto. Tenemos la certeza de contar con el talento y el potencial necesario para encarar un futuro prometedor, en el que seguiremos a la vanguardia del sector del juego privado”, indicó Norman Sorensen, nuevo presidente no ejecutivo de la compañía.

“Es el momento de potenciar el liderazgo de Codere en sus mercados actuales, a la vez que aumentar los recursos y esfuerzos en los mercados on-line, potenciando la integración entre ambos y enriqueciendo la propuesta de valor para nuestros clientes. Todo lo anterior, sin descuidar las oportunidades de crecimiento que pudieran presentarse, en particular en un mercado como el brasileño, que aún no está regulado", añadió Vicente Di Loreto, nuevo director general de la compañía.

Fundada en 1980 en sociedad con la familia Franco, Codere es la mayor empresa de juego cotizada en España con un valor en bolsa de 1.000 millones de euros. En 2014, la firma logró esquivar la quiebra con un canje de deuda y, en los últimos años, las cuentas se estabilizaron. Durante los primeros nueve meses de 2017, Codere facturó 1.215 millones de euros, un crecimiento del 5,7% con relación al mismo período del año anterior. La firma tiene operaciones en ocho países, entre ellos Argentina, México e Italia. La mayor parte de sus ingresos provienen de Latinoamérica.

Normas