empleo Ampliar foto

Jornada y cualificación: lo que sí mejora en el nuevo empleo

Nueve de cada diez puestos fueron asalariados y a tiempo completo

La temporalidad no mejora y escalará hasta el 32%, según el economista Josep Oliver

"Hay un gran debate en el país sobre la calidad de la ocupación. Y, sin entrar en los salarios, sí hay muchas características de los nuevos puestos de trabajo que sí sugieren una mejora en la calidad del empleo que se ha creado en el último año", ha asegurado el economista Josep Oliver, de la Universidad Autónoma de Barcelona, que ha analizado para el Índice Manpower el detalle del mercado laboral en 2017 y las perspectivas para 2018.

¿En qué se nota esta mejora? Fundamentalmente, Oliver se basa en cuatro aspectos de los nuevos puestos de trabajo. El primero de ellos es que el 97% del empleo creado entre el tercer trimestre de 2016 y el tercero de 2017 fue ocupado por trabajadores asalariados. Y solo el 3% fueron autónomos, lo que matiza la idea de que se esté produciendo un proceso intenso de desasalarización en el mercado laboral español. Así, mientras el empleo asalariado creció en un año un 3,2%, el de autónomos avanzó un 0,5%. Esto hace que aún queda por recuperar el 7% del empleo asalariado que había antes de la crisis y el 14% de la ocupación por cuenta propia.

En segundo lugar, este análisis hace especial hincapié en la fuerte reducción del número de subempleados, que son aquellos que tienen un empleo pero que les gustaría tener uno en el que se trabajaran más horas. Este tipo de empleo cayó un 1% en el último año, mientras que aquellos que tienen un empleo que consideran adecuado, según el número de horas que trabajan, aumentó un 3,1%. De hecho, desde que se inició la recuperación los subempleados se han reducido en 600.000 personas.

La tercera característica que ha mejorado en los nuevos puestos de trabajo que se están creando también tiene que ver con el tiempo de trabajo: el 95% de los empleos creados entre julio de 2016 y el mismo mes de 2017 fueron a jornada completa. De hecho estos empleos crecieron un 3% en este periodo frente al 1% que aumentaron los trabajadores con jornada parcial. Asimismo los trabajos de menos de 20 horas semanales disminuyeron un 2,5% al tiempo que los de más de 40 horas a la semana se incrementaron un 2,4%.

Finalmente la cualificación exigida para los nuevos empleos también mejoró el pasado año. Los técnicos fueron los que más vieron incrementar su ocupación, un 5,3% más; seguido de los profesionales (3,2%). Mientas que el empleo no cualificado apenas avanzó un 1,6%. De esta forma, los puestos que exigen cualificación ya son el 54,7% del total del total de ocupación española.

Siguen la temporalidad y los bajos salarios

Dicho todo esto, en el lado negativo se situaron claramente los salarios y la temporalidad. Aunque el Índice Manpowergroup no aborda el aspecto salarial, los datos de del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que los sueldos apenas avanzaron un 0,3% entre el tercer trimestre de 2016 y el de 2017, según la encuesta de costes laborales. Igualmente, lo que sí recoge este análisis es que el empleo temporal creció un 5%, el doble que los puestos indefinidos (2,5%) el pasado año.

Es más, Oliver pronosticó que a medida que avance la recuperación, la tasa de temporalidad, que actualmente afecta al 27% de los asalariados volverá a escalar hasta el entorno del 32%. Si bien confió que en el medio largo plazo, con la mayor cualificación de los puestos mejorarán tanto los salarios como la cualificación.

De momento, para 2018, estos expertos prevén un crecimiento del empleo del 2,3% –30.000 nuevos puestos menos que en 2017–, algo que Oliver consideró como “una cifra insólitamente elevada”.

Normas
Entra en EL PAÍS