Repsol

El 74,22% del capital de Repsol ha optado por cobrar el dividendo en acciones

Además ha retribuido con 152 millones a los accionistas que optaron por recibir metálico

El 74,22% del capital de Repsol ha optado por recibir el dividendo flexible en forma de nuevas acciones, dentro del programa de 'scrip dividend' de la compañía para retribuir a sus accionistas.

En concreto, los poseedores de un total de 1.133,68 millones de derechos de asignación gratuita de Repsol, correspondientes al 74,22% del total, han optado por esta opción, informó la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De esta manera, el número definitivo de acciones ordinarias de un euro de valor nominal unitario que se han emitido en el aumento de capital es de 29,06 millones, lo que supone un incremento del capital del 1,9%.

Además, la petrolera ha adquirido un total de 393,7 millones de derechos de asignación gratuita de los accionistas que han decidido recibir el dividendo en efectivo, el 25,78% restante, por un importe bruto total de 152,75 millones de euros.

La compañía ofrecía la opción de recibir el dividendo o bien en forma de nuevas acciones, a razón de una nueva por cada 39 antiguas, o bien en efectivo, a un precio de compra de 0,388 euros brutos por derecho.

Mediante el programa 'scrip dividend', puesto en marcha por la compañía en 2012, Repsol ofrece a los accionistas la posibilidad de recibir acciones liberadas de la sociedad de nueva emisión o un importe en efectivo mediante la transmisión a la sociedad de los derechos de asignación gratuita recibidos.

A finales del pasado mes de noviembre, el consejo de administración de Repsol, a la vista de la mejora de la calificación crediticia comunicada por Standard & Poor's (S&P), acordó proponer a su próxima junta general ordinaria de accionistas la recompra y amortización parcial de las nuevas acciones emitidas en su programa de 'scrip dividend'.

S&P elevó la calificación crediticia de Repsol un escalón, pasando así de 'BBB-' a 'BBB', con perspectiva 'estable' al considerar que la compañía que preside Antonio Brufau ha reducido "continuamente" su deuda neta en los últimos 18 meses, lo que combinado con su fortaleza de generación de flujo de efectivo le permite contar con unas métricas crediticias acordes con una calificación de 'BBB' en los próximos dos años.

Normas
Entra en EL PAÍS