Samsung acaba su año estelar con un tono algo preocupante

La caída de los precios de los chips de memoria avisa de un 2018 más difícil

Tim Baxter, CEO de Samsung Norteamérica, el lunes en la feria CES, en Las Vegas (EE UU).
Tim Baxter, CEO de Samsung Norteamérica, el lunes en la feria CES, en Las Vegas (EE UU).

Samsung Electronics está acabando su año estelar con un tono algo preocupante. Sus ventas estimadas y el beneficio de explotación del trimestre, si bien siguen siendo fuertes, no han alcanzado las expectativas. La caída de los precios de los chips de memoria está poniendo nerviosos a los inversores y avisa de un 2018 más difícil.

La empresa dijo ayer que espera un beneficio operativo para el cuarto trimestre de 12.000 millones de euros. Eso representa un vertiginoso 64% más que el año anterior, y probablemente establezca un nuevo récord trimestral para el grupo. Pero la cifra es un 5% inferior a lo que esperaban los analistas, y las ventas previstas también decepcionaron. Las acciones de Samsung cayeron un 3%.

La compañía publicará resultados detallados más avanzado el mes, pero la apreciación de la moneda y los bonus de fin de año probablemente hayan pesado sobre el rendimiento. El impacto de lo primero es particularmente grave para un gran exportador como Samsung. El won se fortaleció un 12% frente al dólar en 2017; el lunes, tocó máximo de tres años.

Sin duda, el dominio global en los chips de memoria ha animado la suerte de la compañía, afectada por el escándalo: está en camino de alcanzar récord de ganancias anuales en 2017. Los smartphones y los servidores de datos usados para la computación en la nube y la inteligencia artificial requieren cada vez más capacidad de almacenamiento.

Sin embargo, están creciendo los avisos de una posible recesión cíclica. La demanda de smartphones se está enfriando y se espera que la oferta aumente a medida que competidores como SK Hynix y Western Digital recuperen terreno. Los precios de los llamados chips de memoria flash NAND, que según los analistas de Morgan Stanley representan más de un quinto de las ganancias operativas de Samsung, han comenzado a caer. El 27 de noviembre rebajaron su recomendación sobre la empresa por la caída de los precios y las acciones de Samsung perdieron un 5%.

Incluso antes de los decepcionantes resultados de ayer, Samsung cotizaba a 7 veces las ganancias, muy por debajo de su promedio de dos años, de 8,8 veces. Los inversores se preparan para más incertidumbre.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas