Spain Investors Day
El rey Felipe VI, en el Spain Investors Day del año pasado.

España recobra atractivo pese al conflicto catalán

Crece la participación de estadounidenses y británicos

Dividendos, resultados y liquidez atraen a nuevos accionistas internacionales

Un año más, y ya van ocho, la City madrileña recibe durante dos jornadas a inversores institucionales, fondos soberanos y gestores de fondos privados internacionales interesados en conocer más en profundidad el mercado español y las empresas cotizadas.

Un encuentro destinado a presentar el estado y los planes de futuro de las principales compañías y durante el que expertos de todo el mundo debatirán sobre la consolidación del crecimiento económico, la situación política o los últimos cambios accionariales de algunas empresas.

Esta VIII edición del foro financiero internacional Spain Investors Day (SID), que inaugura hoy Rajoy, está organizada por Estudio de Comunicación, patrocinada por Grant Thornton y Aon y con la colaboración del Grupo PRISA. Este año se caracteriza por un alza en la participación de inversores extranjeros, principalmente estadounidenses y británicos, así como las grandes empresas españolas que acuden a una cita marcada por la incertidumbre en Cataluña y sus repercusiones en la inversión.

La Bolsa española está cotizando con descuento respecto a las principales plazas europeas

Juan J. Fernández-Figares (Link Securities)

Una situación que, en opinión de Blas Calzada, presidente del consejo rector del SID y expresidente de la CNMV, “es conocida por los inversores europeos, como es natural, y forma parte del análisis que se hace sobre la economía española”. No obstante, cree que “la intervención del Estado ha hecho disminuir la impresión sobre el riesgo que corre la coyuntura económica de España en su conjunto, aunque no tanto de la de Cataluña”.

Una cuestión que también tienen muy presente otros expertos como Juan José Fernández-Figares, director del departamento de análisis de Link Securities, que cree que la Bolsa española está cotizando con descuento respecto al resto de las principales Bolsas europeas, y en esa situación ha tenido mucho que ver la crisis catalana –“hasta el mes de mayo la española era la que mejor se estaba comportando de entre las principales plazas europeas”, señala– y de cómo se resuelva el conflicto “va a depender si la Bolsa vuelve a ser atractiva para los inversores extranjeros o no”.

Lo cierto es que los grandes accionistas internacionales siguen depositando su confianza en el mercado “y lo hacen marcando récords de propiedad de las acciones españolas cotizadas, con más del 45% del valor total (datos a junio de 2017). En términos de actividad están presentes en más de tres cuartas partes del volumen total de negociación”, indica el Informe de mercado 2017 de BME.

Agenda y temas de interés

Participantes. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abre la jornada a las 9.00. Luis de Guindos, ministro de Economía, estará en el almuerzo coloquio a las 13.00. Sebastián Albella, presidente de la CNMV, en la cena a las 20.30. Y el miércoles participará Álvaro Nadal, ministro de Energía en la comida.

Financiación. Un punto fuerte del mercado español es su capacidad de canalizar nueva inversión, logrando 40.000 millones en 2017, uno de los mejores ejercicios de los últimos 10 años en términos de financiación.
u OPV. Las salidas a Bolsa de Gestamp, Prosegur Cash, Unicaja Banco y Neinor Homes han estado entre las más relevantes del año en el ámbito europeo.

Liquidez. A noviembre de 2017 eran tres los valores españoles posicionados entre los 10 más negociados de la eurozona y dos más se situaban en las posiciones 20ª y 24ª.

El mercado siempre ha recabado el interés del capital internacional gracias a, por ejemplo, su generosidad en dividendos, la liquidez de sus títulos, los beneficios y la diversificación internacional de sus cotizadas y, últimamente, a la buena marcha no solo de los grandes valores del Ibex 35, sino también de otras compañías de menor tamaño que están deparando grandes rentabilidades a sus accionistas.

Aquí hay que recordar que la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española continúa siendo de la más atractiva del mundo, al lograr de media un 4,1%. De hecho, las compañías han distribuido entre sus accionistas dividendos por valor de 25.000 millones en 2017. Entre las cotizadas que más retribuyen a los accionistas se sitúan en 2017 Saeta Yield y Endesa, con algo más de un 7%, y BME o Telefónica, con registros superiores al 6%.

En el ranking de rendimiento por dividendo de empresas cotizadas, elaborado por BME al cierre del mes de noviembre, 56 empresas superan la rentabilidad del bono a 10 años: 30 de las 35 del Ibex 35, 14 de las 20 del Ibex Medium Cap y 12 de las 30 que componen el Ibex Small. Además, 22 de estas compañías tienen acciones cotizadas con rentabilidades por encima del mencionado 4,1% de 2017, cifra que es también la retribución por dividendo media de los últimos 30 años en el total de la Bolsa española.

Detalla del Palacio de la Bolsa de Madrid.
Detalla del Palacio de la Bolsa de Madrid.

En cuanto a resultados, desde BME destacan que durante el primer semestre las empresas de la Bolsa española que forman parte del Ibex aumentaron un 10% sus ingresos de explotación; el ebitda, un 9,4%, y el beneficio neto, un 19,4%, respecto al mismo periodo del año anterior. Y los datos provisionales hasta el tercer trimestre mantienen la tónica de mejora: crecen un 17,8% los ingresos; un 7%, el ebitda, y casi un 18%, el resultado neto.

A este respecto, Blas Calzada observa que el impacto de la crisis fue muy fuerte en las empresas españolas y produjo en ellas grandes cambios de estrategia, por lo que “los beneficios todavía no se han recuperado del todo y, sobre todo, no han dado todavía los frutos esperados en los nuevos objetivos”. Además, si nos centramos en el mercado, “es evidente que la Bolsa española está deprimida con respecto a las de nuestro alrededor y, una vez despejadas algunas incertidumbres, puede mejorar seriamente”, augura.

Hay que recordar que el Ibex 35 cerró 2017 con una subida anual del 7,4%, la primera en tres años. Sin embargo, registra el peor comportamiento entre los grandes índices europeos. Los expertos de Link Securities lo sitúan en los 11.100 puntos, lo que otorga al mismo un potencial de algo más del 9%.

De hecho, Almudena Benedit, responsable de gestión de carteras de Julius Baer para Iberia, destaca “que la economía española está, a día de hoy, mucho más balanceada y es menos dependiente de sectores como el inmobiliario y la construcción, además de contar con un superávit por cuenta corriente del 2% del PIB”. Y opina que la Bolsa española seduce: “Por sectores, estamos sobreponderados en el financiero. Creemos que las valoraciones actuales de los bancos son muy atractivas, cotizan con un 25% de descuento respecto al mercado y muy por debajo de su valor en libros”.

Para Raphaël Moreau, gestor coordinador del fondo Sextant PME, uno de los grandes atractivos del mercado español es que ofrece “algunas empresas excelentes que, a veces, no atraen la atención que se merecen. Este hecho podría ser el resultado del fuerte dominio de los bancos y de las empresas de servicios públicos en el mercado español y que eclipsan en cierta medida a las pymes. Asimismo, el mercado español tiene un número relativamente bajo de empresas cotizadas en relación con el tamaño de la población: 250 compañías cotizadas frente a 1.650 en Alemania para la mitad del tamaño de la población”.

También Juan Barriobero, gestor del DWS Acciones Españolas, confía en el atractivo de las cotizadas españolas: “Se puede pensar que España acaba de superar su década pérdida, dado que el PIB recuperó el nivel de 2007 en el segundo trimestre de 2017. Los empresarios que han sobrevivido a este auténtico stress test han situado sus compañías a la vanguardia de la competitividad frente a sus competidores europeos y globales. Se trata, por tanto, de modelos de negocio muy atractivos por su rentabilidad y sostenibilidad”.

Normas
Entra en EL PAÍS