Infraestructuras

Fomento admite que la gestión de la AP-6 “no se ha realizado correctamente”

La DGT matiza que el colapso tuvo "múltiples causas" y Abertis afirma que avisó a la administración cuando sus medidas resultaron insuficientes

La OCU pone en marcha una acción judicial colectiva por lo sucedido

Miembros de la Unidad Militar de Emergencias ayudan a despejar la AP-6.
Miembros de la Unidad Militar de Emergencias ayudan a despejar la AP-6. AFP

Un día después del colapso que retuvo a 3.000 vehículos en la autopista de peaje AP-6, tanto la DGT como el ministerio de Fomento y la concesionaria de la vía, Abertis, han cruzado declaraciones sobre la responsabilidad del caos.  El Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, ha reconocido que la gestión del temporalno fue óptima: "Nuestro objetivo es que esto no suceda y si ha sucedido es que las cosas no se han realizado correctamente", ha señalado Gómez-Pomar, que también asume la parte de responsabilidad del Gobierno en lo sucedido este fin de semana: "Todos tenemos una parte de responsabilidad en esto".

Tanto Abertis como la Dirección General de Tráfico se han defendido esta mañana de las críticas recibidas. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha matizado las palabras en las que culpaba a algunos conductores por "no enterarse" de los advertencias meteorológicas para decir ahora que "no fue culpa exclusiva de los conductores" sino una circunstancia más.

El máximo responsable de la DGT ha pedido disculpas por los fallos que se han podido cometer", pero ha dejado claro que la responsabilidad de lo sucedido en la AP-6 es de la empresa concesionaria. "La empresa concesionaria decide si hay que abrir o no la autopista al tráfico. Todas las circunstancias se aclararán en el expediente informativo que ha abierto el Ministerio a Abertis", ha asegurado en Onda Cero, donde también ha defendido que "muchos conductores no tomaron la decisión acercada al salir a la carretera el sábado por la tarde porque se avecinaba una gran nevada".

Por su parte, la directora general de la empresa concesionaria de la AP-6, Ana Bonet, ha asegurado que la compañía, del grupo Abertis, aplicó en la vía el protocolo de actuación al "máximo nivel" previsto ante situaciones meteorológicas excepcionales como las que se registraron este pasado fin de semana y que avisó a la Administración cuando se vió que podía ser insuficiente.

En declaraciones en Onda Cero, la directiva insistió en que se trató de una "situación excepcional". "Se ha trabajado muy activamente con todos los medios de la concesionaria y de las Administraciones con la máxima intensidad para dar respuesta y solución", aseveró. Bonet ha admitido que la decisión sobre el cierre de la autopista la adopta la empresa concesionaria si bien es la Dirección General de Tráfico (DGT) la encargada de ejecutarla.

"Desde las dos de la tarde solicitamos restricción de vehículos pesados y sobre las cinco de la tarde realizamos los primeros cortes preventivos para poder limpiar la calzada por el elevado volumen de tráfico", detalló. Además, indicó que la vía dejó de cobrar peaje desde el mismo sábado por la tarde.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, por su parte, comentó que aún hay que determinar quién fue el responsable del problema. En este sentido, ha explicado que el mantenimiento de las autopistas, así como de dar la información sobre los "medios que hubo" y que se pusieron al servicio de los conductores para "garantizar el buen uso de las infraestructuras" es responsabilidad de la empresa concesionaria.

OCU pone en marcha una acción judicial colectiva

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto en marcha una acción judicial colectiva para que los usuarios que sufrieron las consecuencias de las nevadas en las carreteras españolas, el pasado fin de semana, puedan recibir una indemnización por los posibles daños sufridos, según ha informado la organización. En concreto, en el caso de la AP-6, donde miles de usuarios permanecieron atrapados durante toda la noche, OCU considera que la responsabilidad es compartida. En primer lugar, de la concesionaria Abertis y, en segundo lugar, como subsidiaria, del Ministerio de Fomento.

Por ello, para la organización, Abertis debe responder e indemnizar a los afectados por las consecuencias de su "falta de previsión y la ausencia de medidas, que debió poner en marcha para evitar el desastre", ya que, a su juicio, las previsiones meteorológicas eran "claras" para ese día.

En el caso de los conductores afectados en otras carreteras nacionales o sin peaje, siempre que se pueda demostrar, la OCU detalla que la reclamación irá dirigida directamente al Ministerio de Fomento, principal responsable del mantenimiento de las carreteras en España.

En este caso, indica que los afectados podrán reclamar, además de los daños materiales demostrables, los daños morales, que fueron "los más graves para la mayor parte de los conductores atrapados", y cuya indemnización podría alcanzar hasta los 1.000 euros por persona, según señala la OCU.


Normas