La deuda global escala a un récord de 193 billones, el 318% del PIB mundial

La deuda pública mundial suma 63,2 billones de euros, según el Instituto Internacional de Finanzas

Los analistas advierten de que la subida de tipos preocupa a Reino Unido, Japón, Brasil y EE UU

El edificio de la Bolsa de Nueva York.
El edificio de la Bolsa de Nueva York. Getty

La deuda de hogares, empresas, bancos y gobiernos de todo el mundo sumaba al final del tercer trimestre de 2017 un total de 193 billones de euros, una cifra que representa un nuevo récord tras incrementarse en 13,7 billones en los nueve primeros meses del año pasado, según los datos recopilados por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

A pesar del aumento de la deuda global en cifras absolutas, el dato de deuda global en relación al PIB mundial se situaba al final del tercer trimestre de 2017 en el 318%, tres puntos porcentuales por debajo del máximo histórico del 321% registrado un año antes.

La deuda de las economías avanzadas sumaba al término del tercer trimestre de 2017 un total de 142,6 billones de euros, mientras que el pasivo de las economías emergentes era de 50,7 billones.

La deuda de los hogares de las economías desarrolladas alcanzó los 27,6 billones de euros y 8,5 billones en el caso de las familias de países emergentes, haciendo un total de 36 billones de euros.

Por su parte, la deuda de empresas a nivel global era de 57 billones de euros, de los que 34 billones correspondían a empresas de países desarrollados y 23 billones a compañías de países emergentes.

En el caso de la banca, las entidades de economías desarrolladas adeudaban 40,4 billones de euros, mientras las de economías emergentes un total de 9,1 billones 7,5 billones, sumando 48 billones en conjunto.

Gobiernos bajo presión

Asimismo, la deuda pública mundial sumaba en el tercer trimestre de 2017 un total de 52 billones de euros, frente a los 49,3 billones registrados al final de 2016. De esta cifra, los gobiernos de economías avanzadas adeudaban 41 billones y los de economías emergentes 11 billones.

En este sentido, los analistas del IIF advierten de que el movimiento simultáneo de varios de los principales bancos centrales hacia cierto endurecimiento de sus políticas monetarias por primera vez en una década puede lastrar la capacidad de hacer frente al servicio de sus obligaciones en el caso de emisores soberanos altamente endeudados.

"Los tipos más altos representan una particular fuente de preocupación para aquellos que han experimentado un profundo deterioro de sus dinámicas recaudatorias, incluyendo Reino Unido, Japón, EE UU y Brasil", señalan los expertos.

De hecho, el IIF advierte de que en el caso de que otros países emulen las rebajas fiscales implementadas por EE UU "esto podría suponer una presión añadida sobre la deuda y la sostenibilidad fiscal".

Normas