El descuento medio por coche en 2017 sube hasta los 4.300 euros

Esta cifra representa casi un 6% más (un 5,86%) respecto de la media de las promociones realizadas el año pasado

Vehículos en exposición
Vehículos en exposición

Los concesionarios han reactivado este año pasado la herramienta del descuento para atraer al cliente al punto de venta. Sin planes de ayuda al achatarramiento ni a la renovación de los vehículos en todo el año, el descuento medio por vehículo ha subido hasta los 4.274 euros, la cifra más alta de su historia, según se desprende del informe Monitor SET de la consultora especializada MSI.

Esta cifra representa casi un 6% más (un 5,86%) respecto de la media de las promociones realizadas el año pasado, cuando se quedaron en los 4.038 euros. La barrera de los 4.000 euros de rebaja por coche se rompió en 2014, animada por los apoyos del plan PIVE para el achatarramiento de vehículos de más de 10 años. En ese momento, los descuentos crecieron un 15,6% respecto del periodo anterior.

En diciembre, el descuento medio aplicado ascendió a los 4.282 euros, un 4,1% más que en el mismo mes del año anterior.

El precio medio de venta al público de los automóviles también ha crecido pero no tanto: se quedó en 26.342 euros, un 2,9% más. De este modo y aplicando los descuentos medios, un cliente ha adquirido su vehículo el año pasado por unos 22.068 euros de media aproximada, un 2,34% más respecto del ejercicio 2016.

Así, el esfuerzo económico promocional en los concesionarios españoles ascendió a 359 millones de euros, un 13,37% más que en el año anterior, según los datos de MSI. Esto supone que la facturación efectiva media del conjunto del mercado de los concesionarios, tras los esfuerzos promocionales, ha sido de 1.857 millones de euros, un 10% más que el año anterior.

Los datos de Faconauto estiman que la rentabilidad media sobre ventas de las redes de venta se habrá quedado en alrededor del 1,4% el año pasado.

Para el presidente de la federación de asociaciones de concesionarios de España, Gerardo Pérez, este porcentaje debería crecer hasta alcanzar al menos “entre un 2% y un 2,5% de rentabilidad media” de los establecimientos, para que puedan hacer frente a las inversiones necesarias que les exigen las marcas en puntos físicos como a la necesaria adaptación a las nuevas tecnologías, como la conducción autónoma o el vehículo eléctrico.

Normas
Entra en El País para participar