El mal año de H&M en ventas provoca el sorpaso por parte de Uniqlo en Bolsa

Inditex se mantiene como la mayor firma pese a perder un 10% de su valor

La empresa sueca está inmersa en un rediseño de su sistema comercial

ibex 35 Ampliar foto

El pasado año quedará como el de las luces y sombras en el sector textil. La mala climatología y los efectos de la adaptación al mercado online han provocado deterioros en la evolución de ventas y en los márgenes de algunas de las grandes cadenas a nivel mundial. Un nombre propio destaca sobre el resto: H&M.

La compañía sueca ha sido tradicionalmente el mayor rival de la española Inditex y es, de hecho, la única que hasta la fecha se mueve en unos niveles similares en cuanto a facturación. Sin embargo, el modelo del grupo escandinavo ha mostrado señales de agotamiento en los últimos trimestres y ha provocado un fuerte castigo en Bolsa en los últimos 12 meses, perdiendo un 34% de su valor. Con ello, ha perdido el segundo puesto por capitalización, siendo superada por Fast Retailing –la propietaria de Uniqlo– y por la estadounidense Ross Stores.

El grupo, que ahora tiene una valoración algo inferior a los 25.000 millones, sufrió un especial castigo en la recta final del año, cuando presentó los datos de ventas de su ejercicio fiscal (terminado en noviembre). Cerró el curso con 23.315 millones de euros en ingresos, un 4% más. Sin embargo, el dato que más preocupó a los analistas fue la caída del 4% en el cuarto trimestre, lastrada por la climatología, cuando esperaban un alza que rondase el 2%. Fue el primer trimestre con retroceso para la compañía desde 1998. Los analistas pronosticaron en diciembre que la caída de ventas comparables (sin contabilizar las aperturas y cierres) se mantendrá durante el presente ejercicio.

El propio consejero delegado del grupo, Karl-Johan Persson, reconoció que han sido víctima de la actual evolución del sector, con un menor número de visitas a las tiendas. Por ello, el grupo anunció un recorte en su previsión de aperturas y un aumento en los cierres de los locales menos rentables.

Esta decisión se suma a la estrategia por parte del grupo de dirigirse hacia segmentos de mayor valor añadido, huyendo de la competencia por precio. Esto incluye poner más esfuerzos en sus cadenas Cos y Arket, lanzada el año pasado y que mezcla el concepto de tienda y cafetería.

Los analistas y expertos han señalado que el modelo de H&M es algo más rígido que el de rivales como Inditex, lo que le hace más vulnerable al auge de operadores de comercio electrónico, como Amazon, la alemana Zalando o la británica Asos. En este sentido, ha aumentado su apuesta en China, donde ha llegado a acuerdos con Alibaba para vender sus prendas a través de la plataforma T-Mall.

H&M se ha visto superada por Fast Retailing, que está impulsada por su principal marca, Uniqlo, que cuenta con importantes planes de expansión, fundamentalmente en Asia, pero también en Europa. El objetivo de la compañía es dejar atrás la dependencia de Japón, un mercado con un crecimiento menor y aumentar su negocio internacional. Aquí se encuadra su llegada a España, donde cuenta con dos tiendas abiertas en septiembre en Barcelona y con la intención de aterrizar en Madrid.

Las diferencias entre H&M y Uniqlo no residen en la evolución del negocio. En los tres últimos ejercicios han crecido un 32% y un 34% respectivamente. De hecho, la escandinava todavía tiene una amplia ventaja en volumen de ventas como el segundo operador mundial.

Fast Retailing prevé aumentar un 40% sus ventas hasta 2021

La gran distancia que ven los analistas es en la proyección a futuro, con la firma nipona previendo crecer un 40% en ventas hasta 2021, lo que le situaría en niveles más cercanos a Inditex y H&M. El crecimiento se basará en su expansión internacional y su apuesta por el comercio electrónico, especialmente móvil.

Pero no es la compañía escandinava la única que ha sufrido un mal año en Bolsa. La propia Inditex se ha dejado un 11% desde enero de 2017, especialmente agravado en el segundo semestre tras haber estado en máximos en la primera mitad del año. Durante los últimos meses, distintos bancos de inversión han recortado sus recomendaciones sobre la propietaria de Zara, debido a los temores por un mal invierno, la creciente presión de los tipos de cambio en sus márgenes y el entorno cada vez más competitivo en internet. Pese a ello, continúa como la mayor compañía del sector, casi triplicando el valor de Fast Retailing, y con un potencial en el precio objetivo de la acción de un 20%.

Ross Stores, impulsada por una política de recorte de precios, se ha situado como el tercer mayor operador

L Brands, propietaria de Victoria’s Secret, es la otra gran compañía que ha vivido un negativo año en Bolsa. Ha perdido un 12% de su valor, especialmente por la mala evolución de su icónica marca, que supone casi un 70% de sus ventas, durante buena parte del año.

En el lado opuesto de la evolución en lo que va de año se encuentran nombres como Ross Stores, que con más de 25.000 millones ha superado a H&M por valoración tras crecer un 22% en doce meses, y GAP, que ha incrementado su valor un 42%. Las dos compañías estadounidenses, con crisis de ventas en años anteriores, han optado por una política de reducción de precios en su surtido, lo que les ha permitido lograr datos de ventas que superan las previsiones de los analistas.

Normas