Mercado inmobiliario Ampliar foto

La vivienda nueva se encarece un 5% en 2017, el mayor alza en 10 años

Sociedad de Tasación constata un parón de la confianza en Cataluña

La subida de los precios hace repuntar a 7,6 los años necesarios para pagar la casa

El año 2017 será recordado como el ejercicio en el que se consolidó la recuperación del mercado inmobiliario, ya que los ritmos de crecimiento de todas las variables fueron constantes y suaves. Así lo irán probando las estadísticas que se publiquen a partir de ahora. Una de las primeras que lo ratifica es la elaborada por Sociedad de Tasación, cuyo estudio de precios de la vivienda nueva es el más antiguo de cuantos sea realizan, ya que data de 1985.

Sus cifras avalan que los pisos a estrenar se encarecieron el año pasado un 5%, lo que representa el mayor incremento de los últimos diez años y acerca el precio de las viviendas que se venden ahora a los que se alcanzaron en el anterior boom. Una casa nueva cuesta hoy en España de promedio 200.400 euros en las capitales de provincia después de alcanzar el metro cuadrado los 2.227 euros.

Las capitales de provincia, lideradas por Barcelona (3.865 euros por metro cuadrado), San Sebastián (3.441) y seguida de cerca por Madrid (3.167) volvieron a ejercer un efecto tractor en el incremento de los precios del resto del país. En el lado opuesto, Badajoz, con 1.155, Cáceres, con 1.138 y Ciudad Real, con 1.160 fueron las capitales que registraron los precios más bajos.

Otro de los indicadores que incluye el último Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario es el referido a la confianza en el sector. Logró mantenerse constante en el último trimestre en todo el territorio con la excepción de Cataluña, donde se registró un descenso de casi dos puntos con respecto al trimestre anterior, “algo que podría ser indicativo de la influencia de la incertidumbre política sobre el mercado inmobiliario”. Este indicador de confianza se construye a partir de la opinión de más de 700 profesionales sobre aspectos económico-inmobiliarios de las zonas donde desarrollan su actividad profesional.

En cuanto a la accesibilidad, la subida de precios ha hecho que repunte el número de años necesarios para pagar la casa, que pasa a ser de un promedio de 7,6 ejercicios completos de sueldo, cuatro décimas más. Esta variable se calcula a nivel de comunidad autónoma a partir del cociente entre el valor de mercado de la vivienda y los ingresos brutos mensuales que publica el INE en su encuesta anual de estructura salarial. Baleares sigue siendo la región donde se requieren más años para acceder a una vivienda, 14,7, prácticamente el doble que la media nacional. La Rioja, sin embargo, con 4,9 años, es donde el esfuerzo es menor.

La tasadora analiza además la capacidad de endeudamiento que tienen los hogares para adquirir un inmueble, cuyo índice se mantuvo estable en el último año. Con una referencia de 100 puntos en los casos donde la capacidad de endeudamiento es suficiente, la media de España actual se sitúa en 104 puntos. Así, la media estatal se mantiene por cuarto trimestre consecutivo por encima del nivel salarial mínimo para poder comprar una vivienda de tipo medio (cuando supera los 100 puntos).

Por el contrario, algunas comunidades como Baleares, Madrid o Cataluña continuaron registrando niveles insuficientes de ingresos para poder adquirir una casa, sobre todo dados los altos precios que se registran en dichos territorios. Sus índices de accesibilidad fueron de 54, 94 y 91, respectivamente.

Sociedad de Tasación detectó cómo, de forma paralela, la modalidad del alquiler continúa creciendo. Según sus cálculos, la rentabilidad media del alquiler se situó en el 7,29%, frente al 6,91% del ejercicio anterior. Este incremento, que en algunas localizaciones ha sido exponencial, se debe tanto al apetito del inversor, aquel que compra con el único objetivo de arrendar, como del particular que se decanta por residir como inquilino.

“Si bien no existe una aparente relación directa entre los precios de los alquileres y los precios de las viviendas nuevas, desde Sociedad de Tasación venimos alertando sobre una posible traslación del precio de los alquileres a la compraventa de viviendas y suelos en las grandes ciudades”, asegura el estudio.

Se trata de una de las novedades que incorpora en esta ocasión este estudio con datos desarrollados por Urban Data Analytics (uDA), socio tecnológico de Sociedad de Tasación, que ha estudiado el mercado residencial para predecir tendencias y conocer el comportamiento por provincias de la inversión. Valencia, Barcelona y Toledo alcanzan una rentabilidad bruta en el alquiler del 7,5%, el valor máximo. Ourense, con un beneficio bruto del 4,8, seguido de Guipúzcoa, con el 4,9% y Vizcaya y A Coruña, con un 5,1% cada una, son las provincias que ofrecen las rentabilidades más bajas.

La opción de compra destinada al alquiler sigue siendo una alternativa de inversión muy atractiva, siendo Madrid, Málaga, Valencia y Alicante las ciudades que presentan el mejor comportamiento en cuanto a rentabilidad del arrendamiento y riesgo inmobiliario.

Normas