Viento a favor de la economía en Ecuador

Las empresas españolas tienen una gran presencia allí, en sectores como energía, seguros y alimentario

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, durante su visita a España.
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, durante su visita a España.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno Garcés, nos hizo el honor a los empresarios españoles de clausurar, hace unos días, el Encuentro Empresarial España-Ecuador que, con motivo de su visita oficial a España, tuvo lugar en la sede de CEOE. Estuvo organizado por la Secretaría de Estado de Comercio, la Cámara de Comercio de España, el ICEX y la propia CEOE por parte española y diversos organismos de Ecuador, así como su propio Gobierno, por parte del país andino.

El atractivo del encuentro quedó demostrado, entre otros argumentos, por la asistencia de cerca de 300 empresarios y por el interés mostrado por ellos y las autoridades gubernativas ecuatorianas presentes en la reunión, durante la misma y en el posterior coloquio.

Y es que Ecuador ofrece unas perspectivas económicas y empresariales muy favorables y tanto el presidente Moreno, como los ministros de su área económica que le acompañaron, Pablo Campana, de Comercio Exterior; Enrique Ponce de León, de Turismo; y Paúl Granda de Transporte y Obras Públicas, nos ofrecieron la oportunidad de conocer de primera mano el programa del nuevo Gobierno entrante.

El encuentro también sirvió para reforzar todavía más las sólidas relaciones económicas bilaterales. Algo que queda de manifiesto por el alto nivel de nuestras inversiones en Ecuador. Con una inversión acumulada en 2015 superior a los 1.390 millones, las empresas españolas tienen un importante protagonismo en la actividad económica del país. Así, y mencionando solo unos pocos, podemos hablar de una presencia relevante en las telecomunicaciones, la energía, los seguros y el sector agroalimentario.

De hecho, hay alrededor de 150 empresas españolas implantadas y todas aportan de manera esencial su colaboración a la modernización económica y social de Ecuador, a través de la generación de riqueza, la creación de empleo y la transferencia de conocimientos. Nos encontramos ante una realidad que adquiere mayor trascendencia si la analizamos desde la fuerte complementariedad existente entre las economías y estructuras empresariales de ambos países. En este sentido, podemos hablar de unas empresas españolas líderes en sectores prioritarios para la economía ecuatoriana como son las infraestructuras, el agua, la educación, la salud, el turismo y las ya comentadas agroalimentación, energía y telecomunicaciones.

Por ello, y por la permanente colaboración entre las organizaciones empresariales CEOE y la Federación Nacional de Cámaras de Industrias del Ecuador, estoy convencido de que nuestras empresas pueden contribuir a la consecución de muchos objetivos del Plan de Desarrollo 2017-2021 y del Catálogo de Inversiones Estratégicas. Pero junto a esa fortaleza para Ecuador y España que significa un nivel de compenetración excelente, es también importante que se persista en los esfuerzos de mejorar la gobernanza económica y el clima de negocios en Ecuador con el fin de impulsar las inversiones y el comercio.

Por otro lado, los empresarios españoles recibimos con enorme satisfacción la adhesión de Ecuador, no hace aún un año, al Acuerdo Comercial entre la UE, Perú y Colombia. Sabemos que es un gran paso en la aplicación de reglas comunes y transparentes, así como en la institucionalización de un diálogo estructurado entre Ecuador y la UE en materia económica y comercial.

Así, nos encontramos con un marco de relaciones que, además de permitirnos avanzar en la aplicación de los términos contenidos en el citado Acuerdo, nos permita avanzar en la eliminación de barreras a la inversión, tales como la aplicación de impuestos a la expatriación de dividendos; o al comercio, como la concesión no automática de licencias o la solicitud de certificados adicionales a la importación de productos.

Los empresarios españoles también creemos necesario continuar impulsando la Cooperación al Desarrollo y, en concreto, el Marco de Asociación PAIS suscrito entre Ecuador y España. Como se sabe, con él se fomenta la producción sostenible, la formación y la capacitación de funcionarios públicos en los ámbitos económicos y la interacción entre la educación, el sector productivo y la investigación científica.

El encuentro empresarial clausurado por el presidente de Ecuador nos ha permitido conocer aún más las oportunidades económicas ofrecidas por el país andino, repasar las excelentes relaciones entre las poblaciones de uno y otro país, impulsar las relaciones entre empresas e instituciones y facilitar nuevas transacciones comerciales e inversiones entre ambos países, hermanos y complementarios en tantas cosas.

Juan Rosell es presidente de CEOE

Normas