Las gestoras españolas pagarán más de 100 millones por análisis de inversiones

Hasta ahora era el propio fondo de inversión quien asumía el gasto

Las firmas pequeñas pueden tener problemas de subsistencia

gestoras de fondos
Un trabajador de la firma de corretaje de acciones IG, en Londres

La nueva normativa sobre fondos de inversión (conocida como Mifid 2) va a traer importantes cambios en la industria de gestión de activos. Uno de ellos es que las gestoras deberán explicitar cuál es el gasto que asumen en análisis de inversiones, y decidir si lo asumen internamente o lo trasladan a los clientes. En el caso de las firmas españolas, el coste anual podría superar con creces los 100 millones de euros, según un informe de CFA Institute.

Hasta ahora, las gestoras de fondos de inversión solían cargar los costes de los análisis a los propios fondos. Es decir, que una parte de patrimonio del fondo de inversión (que pertenece a los partícipes) se destinaba a pagar a firmas especializadas en monitorizar compañías, hacer seguimiento de la situación macroeconómica o supervisar los mensajes del BCE, para ayudar a los gestores a invertir.

Proveedores de informes

Sala de tesorería de BBVA.
Sala de tesorería de BBVA.
  • Bancos de inversión. Uno de los principales generadores de informes para gestoras de fondos son los grandes bancos de inversión (Goldman Sachs, Deutsche Bank, Société Générale...). Esta fuente de ingresos se reducirá en los próximos años.
  • Independientes. Las firmas que se dedican en exclusiva a realizar análisis para otros son minoría. Sin embargo, con Mifid 2 todos los expertos auguran que ganarán importancia.
  • Informes internos. Las grandes gestoras de fondos suelen contar con su propio departamento de análisis e investigación. El 43% de los encuestados por CFA Institute considera que, con la nueva normativa, aumentará el uso de informes internos para realizar inversiones.

A partir de ahora, Mifid 2 prohibirá que estos gastos de análisis los afronte el fondo de inversión (el vehículo financiero), y tendrá que ser la gestora de fondos o el cliente quienes asuman el coste.

De acuerdo con una encuesta elaborada por CFA Institute, la mayor parte de los profesionales de la inversión espera que sus empresas asuman el coste de las investigaciones de las inversiones. Solo el 15% considera que serás los clientes quienes afronten este gasto.

Otras de las conclusiones que se extrae de esta encuesta es que la opinión mayoritaria considera que con esta nueva regulación, las gestoras de fondos reducirán el volumen de análisis a los que acceden.

Hasta la fecha, son los grandes bancos de inversión (como Goldman Sachs, JP Morgan o Merrill Lynch) los principales proveedores de análisis para otras gestoras de fondos. También son un importante generador de contenidos de análisis las firmas de corretaje de acciones.

En muchas ocasiones, el suministro de informes macroeconómicos o sectoriales se incorporaba dentro de contratos globales de prestación de servicios financieros, pero ahora deberá desglosarse y separase de los gastos del fondo.


La factura

Una de las grandes incógnitas con este cambio es cuánto costará el análisis. La encuestade CFA Institute revela que la mayor parte de los profesionales del sector calcula que, para los informes sobre Bolsa, el coste será de un 0,1%, respecto al volumen total de activos gestionados. En el caso de los análisis sobre bonos, el coste rondaría el 0,05%. Teniendo en cuenta la estructura actual de la cartera de los fondos de inversión en España, el gasto que deberán asumir las gestoras estará entre los 100 y los 140 millones de euros.

La estructura de la industria nacional de gestión de activos, dominada por los gigantes bancarios, lleva a pensar que las gestoras asumirán sin mucho esfuerzo el coste del análisis. Sin embargo, las firmas de pequeño y mediano tamaño pueden tener problemas de viabilidad al asumir este gasto.

“Los objetivos de Mifid 2 son positivos, pues busca evitar posibles conflictos de interés en las transacciones, y ofrecer un mercado más trasparente en cuanto a los costes. Pero la encuesta revela preocupación por las consecuencias involuntarias de la norma, como una disminución de la disponibilidad y cobertura de análisis”, explica Rhodri Preece, director de política de mercados de capital en CFA Institute.

Normas