Ciberseguridad

Kaspersky demanda al Gobierno de Trump por vetar sus productos

Critica que las medidas tomadas por el organismo han causado “daños indebidos” a la reputación y ventas de la compañía

Reclama que levanten la prohibición

Eugene Kaspersky, fundador y CEO de Kaspersky Lab.
Eugene Kaspersky, fundador y CEO de Kaspersky Lab.

Kaspersky, la compañía rusa de ciberseguridad, ha interpuesto un recurso de apelación en la corte federal contra el Departamento de Seguridad Nacional de EE UU (DHS) por prohibir a las agencias del Gobierno de ese país el uso de sus productos. Una acción con la que la empresa busca defenderse de la acusación de su supuesto lazo con el Kremlim y con la inteligencia rusa, algo que ha negado reiteradamente.

La compañía afirma que la decisión del DHS es “inconstitucional y se sustenta en fuentes públicas subjetivas y no técnicas, tales como artículos de prensa, declaraciones y rumores no corroborados y a menudo anónimos”. Además, Kaspersky critica que este organismo no le ha proporcionado “el debido proceso legal para refutar las alegaciones no demostradas”.

Eugene Kaspersky, fundador de la compañía, aseguró este lunes en Twitter que, con esta medida de llevar el asunto a los tribunales “estamos asegurando nuestros derechos”. El pasado septiembre, el DHS exigió a las agencias del gobierno de EE UU eliminar de sus sistemas los productos de Kaspersky en un plazo de 90 días. ¿El argumento? que su software podría ayudar al espionaje ruso y ser una amenaza para la seguridad nacional. La prohibición se ha transformado en ley. La semana pasada, el presidente de EE UU Donald Trump firmó una directiva que prohíbe usar Kaspersky en agencias civiles y militares.

La compañía recuerda su disposición para colaborar con la revisión del DHS ha sido “ampliamente documentada” y critica que las medidas tomadas por el organismo han causado “daños indebidos” tanto en la reputación de la compañía en la industria de la seguridad TI como en sus ventas en EE UU. “Se han cuestionado injustamente los principios fundamentales de Kaspersky Lab de proteger a sus clientes y combatir las ciberamenazas, independientemente de su origen o propósito” se lamentan. La compañía pide a la corte revocar la prohibición y que declare que sus productos no representan ninguna amenaza para la seguridad de los ordenadores del gobierno de los EE UU. “Queremos que se repare el daño causado a la compañía, a sus empleados y a sus socios comerciales en EE UU”.

La prohibición del gobierno de EE UU ha llevado a minoristas como Best Buy, Office Depot y Staples a eliminar el software de Kaspersky de sus tiendas, según medios del país.

El pasado octubre, la multinacional ruso anunció una iniciativa de transparencia global que incluía, entre otras medidas, el análisis del código fuente de su software por parte de autoridades independientes. Todo con el fin de verificar su integridad.

El Gobierno de EE UU no es el único que ha cuestionado los productos de Kaspersky. La BBC revelaba hace unas semanas que el Gobierno británico también había emitido una advertencia sobre los riesgos de seguridad del uso de su software antivirus. 

 

Normas