Las empresas pequeñas siguen siendo buena inversión, pero a través de fondos

La fortaleza del ciclo de crecimiento en España las coloca como las mejores opciones

Las empresas pequeñas siguen siendo buena inversión, pero a través de fondos

El indicador bursátil español de las pequeñas empresas (small cap) va a cerrar el año 2017 con una revalorización cercana al 30%, lo que supone casi cuadruplicar el índice de las grandes empresas (Ibex 35), que ha cerrado esta semana por debajo del 9%, y que incluso con dividendos solo alcanza el 12%. Este desempeño no es ni más ni menos que la consecuencia de disponer de una exposición más directa, casi exclusiva en muchos casos, a la economía española, que ha encadenado su cuarto año consecutivo de crecimiento por encima del 3%, muy superior al registrado en Europa o EE UU.

Empresas mayoritariamente con una capitalización inferior a los mil millones de euros registran avances superiores al 30% (Miquel y Costas, Europac, Iberpapel, Fluidra, Cie Automotive o su filial Dominiom, Azkoyen, Ence, Alantra, Adolfo Domínguez o las inmobiliarias Montebalito o Reno de Médici), y en algunos casos se acercan al 200% de MásMóvil, que registra mensualmente ganancia de cuota de mercado frente a las grandes operadoras de telecomunicaciones. Han aprovechado una combinación de las fuertes caídas que habían registrado durante la crisis con la fuerte demanda doméstica en España, y no están contaminadas por los efectos perversos que la geopolítica o los cambios de humor de la política monetaria tienen sobre las grandes cotizadas.

Llama la atención que para 2018 siguen siendo estas mismas compañías cotizadas las que tienen el favor de los analistas financieros, por considerar que el ciclo alcista de la economía española seguirá vigoroso durante varios años, aunque seguramente ceda algunas décimas por la etapa de madurez en la que entra. Por tanto, sigue siendo una buena idea de inversión comprar estas empresas pese a los espectaculares avances. No obstante, dado que se trata de sociedades de tamaño muy pequeño, están menos expuestas al escrutinio general de los analistas y pueden ocultar vicios en sus balances que echen por tierra su desempeño bursátil. Por ello, en estas más que otras compañías es muy necesario el asesoramiento, o incluso la compra a través de fondos centrados en small cap españolas, que los hay con buenos gestores y buenos retornos.

Normas