Un modelo de FP dual para toda España, no 17 reinos de Taifas

El Gobierno homogeneizará el marco legal y adaptará a él el actual contrato formativo

Mariano Rajoy, durante su visita al centro integrado de FP, "Profesor Raúl Álvarez", en Madrid.
Mariano Rajoy, durante su visita al centro integrado de FP, "Profesor Raúl Álvarez", en Madrid.

La implantación desde 2012 de la FP dual en España no ha sido un fracaso, pero tampoco puede decirse que haya sido un éxito. Su crecimiento estos años ha sido exponencial, hasta alcanzar este año los 24.000 matriculados, pero representa todavía un 4% del total de estudiantes de FP. El modelo, importado de Alemania, donde cuenta con un arraigo y una tradición sólidas, permite a los estudiantes trabajar en empresas a la vez que se forman. Una reinvención de la antigua figura del aprendiz, que se proliferó en el Medievo al calor de los gremios, y que se mantuvo durante siglos en Europa como forma habitual de aprender un oficio. La FP dual alemana ha resultado fundamental para insertar masivamente en el mercado laboral a los jóvenes del país; de ahí que en España, donde el paro juvenil es una enfermedad persistente y un serio drama social, se haya decidido trasplantar la iniciativa.

Entre las razones que pueden explicar la falta de arraigo de la FP dual en España figuran los 17 modelos distintos, uno por comunidad autónoma, que se han adoptado en todo el país. Un despropósito legislativo que desafía no solo la lógica jurídica, sino también el sentido común, y que constituye una barrera para aquellas empresas que quieren convertirse en formadoras y tienen presencia en distintas regiones. Para corregir el problema, el Gobierno prepara un Real Decreto que regulará un marco común para todas las comunidades autónomas. El objetivo es aprobarlo antes del verano y aprovechar la oportunidad para adecuar el actual contrato de formación a esta modalidad, lo que permitirá una mayor flexibilidad horaria cuando sea necesario.

A estas alturas existen pocas dudas de la importancia de implantar un modelo de estudio y trabajo que permita a los jóvenes acceder al mercado laboral. Para incentivar el la FP dual es necesario, sin duda, homogeneizar esas legislaciones, pero tampoco es suficiente. El Gobierno tiene prevista la aprobación de bonificaciones en las cotizaciones y de incentivos fiscales para aquellas compañías que quieran adherirse al modelo. Se trata de un apoyo clave para una reforma de la FP que no se quede en un mero maquillaje.

Normas