Cambium negocia en España con las grandes telecos para que utilicen su ‘fibra aérea’

La compañía, una 'spin-off' de Motorola, trabaja ya con un gran operador europeo en algunos países

La conexión inalámbrica fija está arañando cuota de mercado

Operarios trabajando en una antena de Cambium Networks.
Operarios trabajando en una antena de Cambium Networks.

Cambium Network, la compañía nacida hace seis años de una spin-off de Motorola, mantiene negociaciones con las grandes telecos en España para que utilicen su tecnología de fibra aérea, como ya hace uno de los principales operadores europeos en algunos países de Europa (por confidencialidad no pueden desvelar su nombre) y más de 120 proveedores de servicios de internet inalámbricos (WISP) en España, según cuenta a CincoDías Bryan Sheppeck, vicepresidente de Ventas Globales de la firma. Su red global suma más de 3.000 socios.

Según el directivo, cada vez más proveedores de servicios de internet reconocen las ventajas de coste y velocidad del uso de la conexión inalámbrica fija como alternativa a la fibra. “Inicialmente, la utilizaron para conectar lugares remotos y difíciles de alcanzar, pero gracias a la evolución de la tecnología de radio y de antenas, que está permitiendo mayores velocidades de conectividad y, combinado eso con la rapidez con que se puede implementar, el uso de esta tecnología se está extendiendo a mercados más amplios y esa tendencia va a continuar”.

Sheppeck está convencido de que la fibra aérea va a ser implementada por todo tipo de operadores para incluir servicios de banda ancha en su menú de ofertas. Su solución, incide, acelera el despliegue del acceso universal a internet con un coste bajo que asegura la rentabilidad del servicio. “Nuestra tecnología permitir llevar internet de alta velocidad a cualquier lugar de la geografía sin requerir excavar una sola zanja ni llevar a cabo tendido de cables, lo cual acelera el despliegue y reduce costes al conectar empresas y colectivos que, de otra manera, sería difícil, o incluso imposible conectar”.

La tecnología de Cambium, que cuenta con soluciones inalámbricas por microondas punto a punto, punto a multipunto y wifi, permite conectar personas y objetos en distancias que van de apenas dos metros hasta más de 200 kilómetros. “Vendremos activamente en más de 150 países y España es uno de nuestros 10 principales mercados”, dice.

El ejecutivo cree que hay programas que crean nuevas oportunidades para la fibra aérea y, por tanto, para Cambium y los proveedores de servicios que usen su tecnología. “Muchos gobiernos, como parte de su agenda digital, están subsidiando las redes rurales, y los proveedores de servicios a menudo concluyen que la conexión inalámbrica fija es la forma más rentable de servir a esas comunidades. Y esto hace que sea acertado decir que la tecnología inalámbrica fija está arañando mercado a las tecnologías basadas en fibra”.

En concreto, la agenda digital europea fija que para 2020 el 100% de los ciudadanos de la UE deberá tener un acceso a internet con un ancho de banda mínimo de 30 megas, y el 50% acceso a más de 100 megas. Por su parte, el proyecto Wifi4EU cuenta con un presupuesto de 120 millones entre 2017 y 2019 para que se instale conectividad wifi gratuita en los espacios públicos de la UE. “Cambium está descubriendo que uno de los servicios más importantes que podemos brindar para facilitar el aprovechamiento de estas iniciativas es ayudar y apoyar a los telcos y administraciones a abordar el proceso de solicitud de estos subsidios con diseños de red debidamente documentados”.

Proyectos ya en marcha

Entre los proyectos desarrollados en España con tecnología de Cambium destaca el de Madrid Río, donde se ha creado una red para la gestión de la iluminación y, a su vez, acceso de wifi pública gratuita, otra red wifi abierta creada por el Cabildo insular de Tenerife en cuatro de los municipios más turísticos de la isla, y un proyecto en Gandía y la Comarca de la Safor, de gran afluencia turística, donde han multiplicado por tres el ancho de banda de empresas y hogares.

También con sus soluciones se ha logrado llevar el internet de alta velocidad al campamento base del Everest, a 5.000 metros de altura, y a las principales áreas de la región. Pese a la complejidad del sitio, a través de dos antenas separadas por 90 kilómetros ofrece un ancho de banda de hasta 200 Mbps.

Normas