Las empresas dispondrán de ventanilla única en toda la UE para gestionar el IVA

Las empresas dispondrán de ventanilla única en toda la UE para gestionar el IVA

La UE aprueba las nuevas normas para agilizar el tributo y luchar contra el fraude

Prevé un ahorro de 2.300 millones y una reducción del 95% de la carga administrativa

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea aprobaron este martes las nuevas reglas sobre el IVA en el comercio electrónico que pretenden facilitar la recaudación del impuesto y evitar el fraude en las transacciones entre países.

Las normas establecen una ventanilla única para toda la UE con el objetivo de que cada compañía realice en un solo lugar los trámites relativos al IVA de las ventas a distancia efectuadas dentro del club comunitario. Además, introducen un segundo portal para las ventas a distancia realizadas desde países no pertenecientes al club comunitario siempre que su valor sea inferior a los 150 euros.

Ambas iniciativas reducirán los costes por cumplir con las exigencias sobre el IVA en las transacciones entre negocios y consumidores, subrayó el Consejo de la UE.
Para las firmas digitales, les evitará registrarse en cada Estado miembro en el que vendan productos, una obligación que hasta ahora costaba a las empresas en torno a 8.000 euros por cada país de la UE en el que comerciaban, según datos de la Comisión Europea.

El IVA se pagará en el Estado miembro del consumidor del bien o servicio

El Ejecutivo comunitario también espera que la ventanilla única genere un ahorro total de 2.300 millones de euros y una reducción del 95% de la carga administrativa para las empresas, así como un incremento de 7.000 millones en ingresos por IVA para los socios de la Unión, informa Efe.

Igualmente, la tasa se pagará en el Estado miembro del consumidor del bien o servicio, con el objetivo de “garantizar una distribución más justa de los ingresos fiscales” entre los países pertenecientes al club comunitario.

Si bien la propuesta de la Comisión no lo contemplaba, las normas adoptadas por los ministros este martes convierten a las plataformas digitales en responsables de recolectar el IVA de las ventas a distancia que facilitan.

De acuerdo con el Consejo, la mayoría de bienes importados para las ventas a distancia entran en los Veintiocho libres del impuesto sobre el valor añadido, lo cual da lugar a “una competencia injusta para las empresas de la UE”. La misma institución precisó que el fraude en esas ventas está estimado en 5.000 millones de euros al año en la Unión.

Límite, 10.000 euros
En el caso de las compañías emergentes y las pymes, si sus ventas en línea transfronterizas anuales se sitúan por debajo de los 10.000 euros, podrán mantener las normas del IVA aplicables en su país de origen. Además, las medidas eliminan la exención de la tasa que existe hoy para las remesas importadas de terceros países con valores inferiores a los 22 euros.

“Al reducir la burocracia excesiva, conseguiremos tanto ahorrar costes a las empresas como aumentar los ingresos fiscales para los Estados miembros”, declaró en un comunicado el ministro estonio de Finanzas, Toomas Toniste, cuyo país ostenta la presidencia rotatoria de los Veintiocho. El político añadió que esta “modernización” de las normas convertirá el sistema del IVA en “apto para la economía digital”.

El paquete, compuesto por una directiva y dos regulaciones, se adoptó sin discusión en la reunión de ministros de Economía y Finanzas de los Veintiocho celebrada este martes en Bruselas, después de que el Parlamento Europeo diera su opinión el pasado 30 de noviembre.

Servicios electrónicos, ya en 2018
Alemania. En el consejo de ministros de Finanzas de la Unión Europea del pasado mes de noviembre, las reticencias de Alemania impidieron alcanzar un acuerdo final sobre la materia en cuestión, relativa al régimen del IVA en el comercio electrónico.

Aplicación gradual Los países tendrán hasta el año 2020 para trasponer los apartados relativos a la ventanilla única y a las remesas, mientras que las medidas de simplificación para las ventas de servicios electrónicos dentro de la Unión Europea podrán trasponerse hasta el último día del año 2018.

Normas
Entra en EL PAÍS