Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

Santander reduce al 16% el ERE en los servicios centrales tras absorber a Popular

El preacuerdo alcanzado hoy prevé la salida de 1.100 empleados

Este pacto servirá de base para las negociaciones que se lleven a cabo en 2019 tras la fusión de las redes

Los sindicatos y Santander han llegado a un preacuerdo para recortar finalmente el número de trabajadores salientes de los servicios centrales de este banco y Popular en 1.100, frente a los 1.200 que estaban ayer sobre la mesa o sobre los 1.585 iniciales, a los que se suman otros 575 trabajadores que cambiarían de empresa, pero dentro del grupo, propuesta esta última que ya fue acordada desde prácticamente el inicio de las negociaciones. De esta forma, el número de empleados salientes supone el 16% del total de la plantilla que componen los servicios centrales, que se sitúan en unos 7.000.

La nueva rebaja supone una reducción superior al 30% del número de salidas mediante prejubilaciones y bajas incentivadas que contemplaba el ERE en la fase inicial de las negociaciones.

Este recorte del número de salidas es el último que quedaba pendiente para que los sindicatos aceptasen la firma de un acuerdo con Santander, una vez que el lunes los representantes de los trabajadores lograron rebajan a 50 años la edad para prejubilarse, o lo que es lo mismo una baja incentivada de 50 años a 54 años con un límite salarial de ocho años o un tope de 380.000 euros, que en el caso de adhesión voluntaria contará también con una prima de 2.000 euros por trienio y otra que oscilará entre 19.000 y 30.000 euros en función de los años que se lleven trabajando en la entidad.

En proceso de integración de los servicios centrales contempla también la recolocación de 575 empleados de Popular en otras empresas del Grupo Santander y el acoplamiento de 100 trabajadores en la red comercial de ambas entidades. Además, 22 empleados de Santander serán recolocados en otras empresas del grupo.

El acuerdo definitivo se concretará el próximo 12 de diciembre con a firma del documento.

Este acuerdo alcanzado será la base para iniciar las negociaciones en 2019, año en el que está previsto que se inicie la fusión de las redes de oficinas de Santander y Popular, tras la integración de las plataformas informáticas.

Fuentes sindicales aseguran que lo lógico es que en 2019 la economía siga con su ciclo de expansión, razón por el que los resultados de los bancos será mayor, y por tanto, se darán las condiciones para que los empleados que puedan salir en este proceso de fusión "sean mejores. Además, sus salarios son inferiores de media a los de los de los servicios centrales, por lo que los costes para el banco también serán inferiores".

Los prejubilados de Santander y Popular que salgan ahora de los servicios centrales recibirán de media más de 300.000 euros.

A partir de los 55 años los empleados que decidan prejubilarse recibirán el 80% del salario pensionable. Para aquellos trabajadores con más de 15 años de antigüedad, la oferta mantiene también la condición de empleado en los productos de la entidad.

En el caso de los empleados que llevan entre 10 y 15 años trabajando en el banco se propone el 80% del salario pensionable multiplicado por el número de años que restan hasta cumplir los 63 años, más el pago de una prima de 2.000 euros por trienio y otra de 14.000 euros en el caso
de los trabajadores que se adhieran voluntariamente al ERE. Por su parte, para los empleados de más de 62 años de edad, la propuesta fija una indemnización de una anualidad.

Para aquellos empleados con menos de 15 años de antigüedad o sean menores de 50 años, Santander ofrece 40 días por año con un límite de 24 mensualidades más una prima de 2.000 euros por trienio y otra de entre 9.000 y 30.000 euros, también en función de la antigüedad.


Normas
Entra en EL PAÍS