oro
Gettyimages

Oro: cómo dar brillo a las inversiones

Hay gestoras que lo utilizan para equilibrar el riesgo en una cartera global

Se llega a comparar con criptomonedas

El oro siempre ocupa titulares. Tradicionalmente activo refugio en tiempos de turbulencias, hoy en día tiene partidarios en todas las fases del ciclo económico, ya que su demanda sigue subiendo propiciada por las necesidades de la joyería, la inversión y la tecnología.

Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet WM en España, cree que la manera más fácil de acceder a esta inversión es mediante ETF, y menciona el “SPDR Gold Shares, respaldado por oro y relativamente eficiente, que cotiza en NYSE”. No obstante, también es posible invertir mediante futuros o en empresas sectoriales, fondos relacionados con estas y directamente en el activo físico, monedas y lingotes. “Los inversores internacionales Soros y Paulson ya tomaron posiciones en oro en 2012. Paulson, a través de SPDR Gold Trust, del que era el mayor partícipe”, recuerda Sánchez de Lamadrid.

Para Emmanuel Painchault, director de materias primas y gestor del EdR Goldsphere en Edmond de Rothschild AM, “las numerosas tensiones geopolíticas también son de ayuda, los flujos de entrada en ETF de oro todavía son positivos, de hecho, las tensiones entre Trump y Corea del Norte a principios de septiembre explicaron el repunte hasta los 1.350 dólares por onza. Teniendo esto en mente, somos precavidos ante la probable subida de tipos de diciembre de 2017. Para 2018 seguimos siendo constructivos”.

Matthew Michael, EMD & commodities product director de Schroders, por su parte, se muestra muy positivo con respecto al oro por varias razones, entre ellas, que las valoraciones de la Bolsa, en general, son extremadamente elevadas y la complacencia acecha a los mercados financieros, que el dólar podría estar adentrándose en un mercado bajista y que la demanda china de oro podría aumentar. Eso le lleva a creer que “si bien el oro está barato, creemos que los valores de renta variable vinculados a él siguen pareciendo incluso más baratos y, en nuestra opinión, cabe destacar que existe una amplia gama de empresas que actualmente descuentan unos precios del oro inferiores a los 1.200 dólares la onza”.

También Jean Médecin, miembro del comité de inversiones de Carmignac, apuesta por este tipo de metal. De hecho, “las compañías mineras de oro representan cerca del 7% de nuestra cartera global de renta variable. Apuntalan estos títulos, por un lado, que las firmas de minería han mejorado notablemente su eficiencia operativa en los últimos años y el punto de equilibrio en el que la extracción de oro es rentable se ha reducido significativamente, lo que sustenta un dinamismo positivo en los beneficios. Por el otro, el metal amarillo está demostrando ser un activo interesante para equilibrar el riesgo en una cartera global”.

Otro punto a tener en cuenta es su similitud con las criptomonedas. “Dado el sólido historial del oro y la plata como activos líquidos y fácilmente transferibles, que han demostrado de forma sistemática que pueden funcionar como divisa de último recurso, siempre constituirán una opción a largo plazo valiosa para los inversores”, opina el responsable de Schroders.

Otros metales preciosos al alza... y a la baja

  • Recesión

No a todos los metales preciosos les va igual de bien. “En 2016 el oro fue de los activos que mejor se comportaron hasta mayo, atribuible a la fortaleza del dólar y perspectivas de crecimiento en Estados Unidos. Desde principios de este año ha llegado a ganar un 12% en dólares”, apunta Luc Luyet, economista de Pictet WM. Y prosigue hablando del paladio, un metal raro que ”comparte características químicas con el platino, aunque es más raro. Es dependiente de la demanda industrial”.

El paladio ha llegado a subir un 41% en dólares desde el inicio del año, alcanzando los 1.000 dólares la onza, lo que no se veía desde 2001. Sin embargo, el platino ha incrementado su cotización solo un 2% en dólares desde comienzos de 2017”.

Normas
Entra en EL PAÍS