Una de las sedes de la Agencia Tributaria en Madrid.
Una de las sedes de la Agencia Tributaria en Madrid. EFE

Los expertos fiscales cargan contra Hacienda por su fórmula de cálculo del tipo efectivo en Sociedades

Los datos de Hacienda reflejan un gravamen del 6,9% para las grandes compañías

La mayor parte critica el SII, el programa que obliga a informar del IVA en tiempo real

El informe anual de recaudación tributaria de 2015 refleja que el tipo efectivo en el impuesto sobre sociedades se sitúa en el 6,9% para las grandes empresas, un porcentaje muy bajo si se compara con el tipo nominal del 28% vigente en ese ejercicio. Este es uno de los datos que contribuye a la percepción de que las sociedades, especialmente las de mayor tamaño, pagan pocos impuestos en España. Sin embargo, cada vez más voces se han levantado para criticar que esta fórmula de cálculo resulta equívoca.

Ahora, una encuesta realizada por PwC catedráticos y responsables de fiscliad de compañías nacionales e internacionales muestra que el 63% sostiene que el tipo efectivo que publica Hacienda no refleja adecuadamente la presión fiscal de las sociedades españolas. En cualquier caso, existe un gran división acerca de qué mecanismo sería el correcto para ilustrar el esfuerzo tributario de las empresas.

El pasado marzo, la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) publicó un estudio en el que aseguraba que el tipo efectivo en el impuesto sobre sociedades que pagan los grupos consolidados –que en su mayoría son grandes empresas– es el 26,4%. Es decir, los profesionales tributarios elevan en casi 20 puntos la cifra oficial de Hacienda. Para llegar a un tipo efectivo del 6,9%, Hacienda relaciona la cuota a pagar del impuesto sobre sociedades con el resultado contable (beneficios) de los grupos consolidados. Sucede que si una empresa está muy internacionalizada y obtiene la mayor parte de sus ganancias en el exterior, su tipo efectivo en España será reducido. Ello es así por la exención por doble imposición, que evita que un beneficio tribute dos veces. Por ello, la mayor parte de expertos defiende que el tipo efectivo se calcula sobre la base imponible del impuesto y no sobre el resultado contable. Con ello, se evitaría que las beneficios en el extranjero empujen a la baja el gravamen efectivo.

El estudio de PwC también interroga a los expertos acerca del suministro inmediato de información (SII), el proyecto que entró en vigor en verano y que obliga a la gran empresa a informar del IVA en tiempo casi real. El 44% valora negativa o muy negativamente el SII frente a un 24% que se muesta entusiamado con el programa. Un 32% mantiene una actitud neutra. Sobre el efecto del SII en la recaudacijón, el 38% afirma que aumentará la recaudación y un 31% que no tendrá impacto. El Plan Presupuestario 2017 que el Gobierno remitió el ejercicio pasado a Bruselas contemplaba que el SII elevaría la recaudación en 700 millones en dos años.

Normas
Entra en EL PAÍS