Los fondos de deuda se ofrecen para complementar la financiación bancaria

Apoyan proyectos con más flexibilidad y rapidez que el sector tradicional

Su abanico de fórmulas para diversificar riesgos es más amplio aunque más caro

deuda
Imagen del encuentro organizado por Ascri.

La deuda se abre paso como fórmula de financiación para las medianas empresas. Representantes de algunos de los principales fondos especializados en crowdlending (financiación colectiva), deuda senior (de gran calidad y mayor grado de prelación), mezzanine (producto intermedio entre deuda y capital) o venture debt (préstamos convertibles en acciones) se presentaron este martes como un socio natural de la banca a la hora de ofrecer una financiación complementaria, algo más cara, pero más flexible y rápida, según explicaron en un evento organizado por la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri) celebrado en la sede de Garrigues.

“En España todavía una gran parte de la financiación a largo plazo de las empresas es únicamente bancaria, al contrario de lo que progresivamente está ocurriendo en otros países occidentales con un mercado financiero desarrollado, donde más de la mitad procede de fondos de deuda y de otras alternativas más sofisticadas de financiación”, defiende el presidente de Ascri, Juan Luis Ramírez.

“Existe un gap importante desde los 5 millones hasta los 50 millones de euros de financiación, y ahí es donde el Banco Europeo e Inversiones canaliza los préstamos”, explica Javier Angulo, representante de esta institución que ha comenzado a financiar proyectos innovadores mediante venture debt, resumiendo el nicho en el que se mueven muchas de las firmas del ramo.

“El 20% de las operaciones en EE UU utilizan venture”, ilustra Carlos Conti, socio director de Inveready Technology Investment Group, explicando que Facebook y otros gigantes tecnológicos han optado por esta modalidad de financiación que también es apta para las empresas medianas con necesidades más urgentes de apoyo económico. También, asevera, para proyectos que aún no son rentables y que pueden ver cerrado el escaparate bancario pero que si tienen una evolución prometedora optarían a lograr financiación a cambio de ceder una participación en capital.

“Complementamos el crédito bancario”, defiende Luis Felipe Castellanos, experto en deuda senior y socio de Alantra, subrayando que “a diferencia de los bancos” sus soluciones se caracterizan por la “rapidez y flexibilidad”, permitiendo armar un crédito sindicado en siete semanas, en lugar de en nueve meses.

Como contrapartida, los productos de deuda son algo más costosos que el préstamo bancario tradicional, pero permiten diversificar las fuentes de financiación y reducir el riesgo de un cierre de grifo crediticio como el desatado por la crisis.

Castellanos detalla que su firma ofrece por ejemplo préstamos bullet (con una única amortización al vencimiento), a siete u ocho años de plazo, un instrumento con el que la banca no suele trabajar, si bien asume que para una compañía que tenga suficiente tiempo por delante (sin que le suponga perder oportunidades de negocio o afrontar situaciones delicadas), cualquier situación puede solventarse con financiación bancaria.

En todo caso, y pese a su complementariedad, la banca sigue viendo a las firmas de deuda con cierto recelo. Gregoire Lestapis, consejero delegado de Lendix, relata que “el mundo bancario se está abriendo a la financiación complementaria” y que su plataforma de financiación colectivo ha recibido clientes por prescripción de entidades tradicionales que prefieren facilitar una vía complementaria a arriesgarse a que caigan en manos de un competidor. Sin embargo, Lestapis reconoce que “en España es un reflejo tímido todavía, pero en otros países se está haciendo y es la vía del futuro”.

“La colaboración con la banca es estrecha, cada vez más”, sostiene por su parte Daniel Herrero, socio de Oquendo Capital, que recuerda que la banca  "es el financiador natural y necesario de las compañías; nosotros intervenimos en un momento puntual, somos un invitado temporal. Hoy en día en España los fondos de deuda ganan cuota de mercado y complementan muy bien a la financiación convencional bancaria”.

Normas