Amazon busca autónomos en España para repartir paquetes a 14 euros la hora

La compañía ultima el lanzamiento en España de su servicio de logística capilar Amazon Flex

El proyecto, ya operativo en cuatro países, supone la 'uberización' de la logística

amazon
Centro logístico de Amazon.

Amazon busca repartidores autónomos en España para lanzar Amazon Flex, un servicio de logística capilar con repartidores a tiempo parcial con el que la compañía busca ofrecer un reparto más rápido de sus paquetes. El proyecto se estrenó en EEUU y ya funciona en Reino Unido, Alemania y Singapur, con lo que España sería el quinto país donde estaría operativo. Para ello, la multinacional ha habilitado una página web en la que informa del proyecto y ofrece a los autónomos locales “una vía para ampliar sus ingresos” colaborando como repartidores de paquetería. La empresa ofrece 28 euros por cada bloque de dos horas.

En una nota oficial, Amazon aseguró ayer estar encantada de traer su “innovador” programa Amazon Flex a España. “El programa ofrece a los participantes la oportunidad de descargar la aplicación Amazon Flex, ser evaluados y comenzar a entregar nuestros paquetes como socios de entrega independientes utilizando la tecnología de Amazon para apoyar sus servicios de entrega”.

La firma aclara que el nuevo servicio no supone que Amazon vaya a dejar de utilizar a los cientos de socios de transporte con los que trabaja en todo el mundo. “Amazon Flex complementa esos esfuerzos con la posibilidad de que las personas trabajen de manera flexible ganando 14 euros por hora en España”, insiste. La empresa explica que los autónomos interesados deben ser mayores de edad, tener carné de conducir y un coche apropiado y un teléfono móvil Android o iOS. Por ahora, Amazon Flex solo está disponible para Madrid, aunque en la web aparece citada Valencia. Amazon no ha querido adelantar si planea extenderá la iniciativa a otras ciudades y cuáles serán.

Los interesados deben registrarse en la web, responder a un cuestionario, precisar las franjas horarias que tienen libre y descargarse la app de Amazon Flex, que les servirá después para gestionar sus envíos, localizar las direcciones de entrega o ver sugerencias de ruta. Los repartidores autónomos deben conducir hasta un almacén de Amazon, cargar los paquetes y repartirlos a cambio del pago mencionado. Amazon, que hará una comprobación de antecedentes, les pagará los martes y viernes, según los días que hayan trabajado en la semana.

La compañía explica que el objetivo de Amazon Flex es mejorar los ritmos de entrega de paquetes. Para Enrique Dans, profesor del IE Business School, el servicio supone un auténtico proceso de uberización de la actividad de reparto logístico. “Permite a Amazon obtener un reparto mucho más rápido y flexible, y una capilaridad muy superior a la que le ofrecen las compañías de logística tradicionales (...) Amazon Flex se une a las diversas opciones de la economía del trabajo temporal o gig economy, que ofrece oportunidades de generación de ingresos a sus participantes, a cambio de esquemas que muchos califican como de precarización laboral, pero que otros consideran ventajas por su mayor nivel de flexibilidad”.

Este experto admite en su blog que Amazon Flex ofrece procesos potencialmente más eficientes, en parte debido a lo que supone de aprovechamiento de recursos ociosos, y en parte derivado de la escasa regulación a la que están sometidos con respecto a las mismas actividades llevadas a cabo de forma tradicional, lo cual hace que la discusión esté servida: “¿Es positivo o negativo, y para quién, que cualquiera pueda dedicarse a repartir paquetes en sus ratos libres?”, se pregunta.

Normas