Escaparates de hoy de los comercios que realizan ofertas en esta jornada del Black Friday, el Viernes Negro de los descuentos, previos a la época navideña.
Escaparates de hoy de los comercios que realizan ofertas en esta jornada del Black Friday, el Viernes Negro de los descuentos, previos a la época navideña. EFE

El Black Friday se consolida como el tercer periodo de rebajas

El Corte Inglés dispara un 30% sus ventas el primer día de la campaña

KPMG prevé que noviembre pese mas que diciembre en ventas a partir de 2018

Lo que empezó hace décadas como una jornada de descuentos en EE UU, es ya un fenómeno global. Distribuidores, aerolíneas, hoteleras o bancos de todo el mundo han lanzado su apuesta por atraer el mayor fenómeno de consumo del mundo occidental. También en España, donde el Black Friday y los días que le rodean se han convertido en el tercer periodo de rebajas del calendario, coincidiendo con el desgaste de los tramos originales (invierno y verano).

La liberalización de los periodos de rebajas del año 2012 abrieron las puertas de par en par a que un fenómeno como el Black Friday se instalase en España. Originalmente fue un día, si bien los distribuidores, casi en su totalidad, lo alargan todo este fin de semana hasta el lunes, conocido tradicionalmente como el Cyber Monday, más centrado en el comercio electrónico. Pero también los hay que llevan una semana y hasta 10 días de descuentos, como el caso de Amazon o El Corte Inglés.

En esta misma línea incidió ayer Luis Lara, socio director de KPMG Fashion, quien subrayó que el Black Friday es un “tsunami” que provocará un cambio en los ciclos comerciales. El directivo señaló que a partir del año que viene se verá “de forma muy seria” este cambio y avanzó que noviembre superará a diciembre en nivel de ventas, impulsado también por el Día del Soltero, el conocido como Black Friday chino.

Una de las primeras empresas que avanzó datos fue precisamente la presidida por Dimas Gimeno. El grupo cifró en un 30% el alza de las ventas en el primer día de la campaña, el pasado jueves, con crecimientos de hasta el 60% en electrónica y juguetes. La compañía destacó un avance de un 70% en el volumen de pedidos por internet.

Lo breve de esta campaña y el hecho de que empresas que tradicionalmente no acuden a las rebajas han impulsado el fenómeno con unas previsiones francamente positivas para el sector, que habla de crecimientos del 4% y de hasta el 15% en actividades como el comercio textil. Los distribuidores han apostado además por anunciar descuentos más agresivos, de hasta un 70%, frente al generalizado 50% de las rebajas tradicionales.

Precisamente para las tiendas de ropa la campaña a la que se han unido Inditex, Mango, H&M, Desigual y otras tienen durante estos cuatro días la ocasión perfecta para levantar las ventas de un otoño que ha arrancado con caída de facturación por las altas temperaturas, que erosionan las ventas de las prendas otoñales e invernales. Paradójicamente en este sector se encuentra una de las pocas empresas que han mantenido un perfil bajo durante el Black Friday, Primark, quien normalmente no participa en rebajas.

El textil, junto a la tecnología, fueron las dos vías de entrada del Black Friday en España hace unos cuatro años. Hoy no hay sector que quede fuera. En lo que se refiere al comercio, las grandes superficies reconocen que se juegan hasta un tercio de las ventas de las Navidades estos días, como señalaba recientemente un informe de Deloitte. De este modo se han adelantado oficialmente dos semanas la campaña que tradicionalmente arrancaba en el puente de la Constitución.

Este hecho ha supuesto que las empresas hayan tenido que adelantar sus refuerzos de plantilla para la campaña navideña, según la patronal de Agencias Temporales de Empleo, Asempleo. La organización estima que se realizarán un millón de contratos para el periodo, que además se prolongará hasta las rebajas de enero, lo que supone un 15% más de creación de puestos de trabajo que el año pasado y calcula que un 31% de los contratados se convertirán en permanentes. Aunque los perfiles ligados a la atención al cliente suman la mayor parte, Asempleo ve cada vez mayor demanda para puestos más relacionados con el comercio electrónico y los servicios logísticos.

Paradójicamente, el Black Friday se está consolidando en Europa mientras que los analistas avanzan síntomas de deterioro en EE UU, donde muchos distribuidores han preferido lanzar ofertas previas al día de Acción de Gracias –el pasado jueves- frente a años anteriores cuando centraban sus esfuerzos en el día posterior.

La banca lanza su gran apuesta

Entre los sectores que se han apuntado al Black Friday destaca este año la banca, que hasta ahora había mantenido una posición más de perfil respecto a la campaña de descuentos. Pero ha perdido la timidez y se ha lanzado de lleno a la conquista del Black Friday. Las grandes entidades financieras, montadas al frenesí de consumo, han inundado las Navidades con dinero barato. El banco Santander puso el pasado jueves a disposición de sus clientes 60.000 millones de euros en préstamos preconcedidos. Cofidis, Bankia, ING y BBVA ofrecen importantes descuentos en las tasas de interés de créditos para todo tipo de finalidades, como estudios o coches. Aunque muchas entidades se habían sumado a la pasada edición del Black Friday, este año las promociones son mucho más agresivas.

La oportunidad servirá para colocar productos financieros a nuevos clientes y fidelizar a los habituales. ING, por ejemplo, ha rebajado la tasa de interés de su Crédito Naranja. Así, tanto clientes como no clientes pueden solicitar un importe de entre 3.000 y 60.000 euros con un interés del 4,95%, una tasa más baja que el 5,95% que suele cobrar la entidad por este producto. Santander, por su parte, pone a disposición préstamos con un TAE a partir del 5,75% y un plazo máximo de amortización de ocho años.

Los bancos también buscan incentivar el consumo a través de las compras con tarjeta de crédito. El Santander bonificará con el 20% los consumos aplazados con tarjeta hasta un máximo de 40 euros hasta el Cyber Monday. CaixaBank ofrece una devolución del 10% de todas las compras realizadas entre el 20 y el 27 de noviembre con sus tarjetas de crédito a través de CaixaBank Pay, con una devolución máxima de 20 euros por cliente.

Normas
Entra en EL PAÍS