Merlin buscará varios inquilinos para Torre Agbar a partir de 2018

Abrirá la comercialización a partir de 2018

Contará con un observatorio en la planta superior y dos restaurantes

Merlin Properties
Torre Glòries (a la derecha) en Barcelona.

El fiasco en el aterrizaje de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha estropeado los planes de la inmobiliaria Merlin Properties para la Torre Glòries (conocida anteriormente como Torre Agbar). La compañía esperaba que el organismo comunitario que deja Londres por el brexit ocupara el 100% del inmueble, con un alquiler a muy largo plazo. La estrategia cambia y comenzará la búsqueda de varios inquilinos a inicios de 2018, cuando la obra de reforma en su interior esté concluyendo.

Finalmente la EMA se trasladará a Ámsterdam (Holanda), por votación de este lunes del Consejo Europeo. Barcelona, una de las favoritas al inicio de la carrera hace meses, perdió casi todas sus posibilidades a partir del inicio del proceso independentista en Cataluña debido a que muchos países cuestionaron la incertidumbre que se volvería a crear para los empleados de la agencia en una región que en caso de independencia quedaría fuera de la UE.

Merlin comenzará ahora a comercializar los 37.614 m2 de superficie alquilable, uno de los mayores de España, en una estrategia de multiinquilino. Empezarán en el primer trimestre, cuando esté concluyendo la obra en la que la socimi (sociedad cotizada de inversión inmobiliaria) ha invertido 15 millones de euros, según se extrae de su última presentación corporativa presentada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Tras la remodelación, se modernizan los espacios interiores y se acondicionan a los nuevos requerimientos técnicos y de eficiencia. El propietario espera obtener los mejores certificados de calidad del mercado. Como novedad, la torre dispondrá de un observatorio en las últimas plantas, que será operado por otra empresa, y sumará dos restaurantes, uno en la planta 15 y otro en la planta 25.

Merlin adquirió el edificio en enero a la Sociedad General Aguas de Barcelona por 142 millones de euros. Anteriormente otros inversores aseguraron que querían comprar el inmueble para abrir allí un hotel de lujo, pero nunca se concretó la operación. El icónico rascacielos, de 142 metros en 34 plantas, fue diseñado por el arquitecto Jean Nouvel e inaugurado en 2005. Hasta 2015 estuvo ocupado por Aguas de Barcelona.

Normas