Barcelona pierde el negocio multilmillonario de la EMA

Milán, Amsterdam y Copenhague, finalistas

Barcelona ha quedado este lunes eliminada en la primera ronda de votación para elegir la nueva sede de la lucrativa Agencia Europea del Medicamento, que abandonará Londres en 2019 como consecuencia de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. La capital catalana pierde un organismo que da empleo a más de 900 funcionarios, gran parte de ellos de alto nivel, y que atrae la visita de más de 40.000 expertos al año.

Los esfuerzos de última hora del gobierno español no dieron resultado para salvar una candidatura que figuraba entre las mejor valoradas pero que se enfrentaba al lastre de la inestabilidad política en Cataluña y al hecho de que España sea, junto a Francia, el país que alberga más agencias europeas (tres, en Alicante, Bilbao y Vigo).

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, encabezó la delegación española que asistió al Consejo Europeo de Asuntos Generales encargado de elegir la nueva sede. La presencia de la ministra intentaba demostrar el compromiso de la administración central con una candidatura que, en teoría, aunaba el apoyo del Gobierno, de la Generalitat catalana y del Ayuntamiento de Barcelona, pero que en la práctica no ha sabido o no ha podido presentar un frente común en Bruselas como consecuencia del procés independentista puesto en marcha por el ya expresidente del govern catalán, Carles Puigdemont. La estancia en Bruselas del propio Puigdemont y de varios de sus exconsejeros (incluido el de Sanidad) como huidos de la justicia española ilustraba la falta de coherencia, a ojos internacionales, de las aspiraciones de Barcelona.

La candidatura de Barcelona, sin embargo, figuraba entre las mejor valoradas por la propia Agencia Europea del Medicamento, un honor compartido, entre otras, con Milán, Ámsterdam y Copenhague. Las tres ciudades lograron pasar a la segunda ronda de votación, con 25 votos para la italiana y 20 puntos para las dos restantes. Barcelona quedó en quinto lugar, con 13 puntos, por detrás de Bratislava, que recibió 15 aupada, previsiblemente, por los países de Europa central y del Este que reclaman mayor participación en el reparto de organismos comunitarios.

Normas