El mundo de la justicia se vuelca en su adiós a José Manuel Maza

Jurista de reconocido prestigio, será recordado por haber dedicado su vida la la justicia

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, fallecido este sábado en una clínica de Buenos Aires.
El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, fallecido este sábado en una clínica de Buenos Aires.

La noticia sorprendía a todos. Cuando apenas faltaba una semana para que cumpliera su primer año en el cargo de fiscal general del Estado, José Manuel Maza fallecía este sábado en Argentina como consecuencia de una insuficencia renal aguda. Se encontraba en Buenos Aires participando en la reunión de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP), que se ha celebrado esta semana.

Las reacciones no tardaron en llegar. El mundo de la justicia se ha volcado en su adiós a un jurista de reconocido prestigio, admirado y querido por sus compañeros de profesión, y que dedicó su vida a la justicia como fiscal, magistrado y abogado.

La propia Fiscalía General del Estado emitía un comunicado en el que subrayaba que, durante su mandato al frente del Ministerio Público, "supo granjearse el respeto y la admiración de quienes trabajaron junto a él". Y añadía que "desempeñó sus funciones con total entrega y dedicación, al servicio del Estado de Derecho y en defensa de la legalidad y del interés social".

Una de las despedidas más sentidas ha llegado por parte de sus compañeros fiscales. Las tres asociaciones que representan al colectivo -la Asociación de Fiscales, la Unión Progresista de Fiscales y la Asociación Profesional Independiente de Fiscales- han emitido un comunicado conjunto en el que reconocen "no sólo la valía de un gran jurista, sino de un hombre bueno". "El Ministerio Fiscal le debe un especial reconocimiento no sólo porque en este tiempo se hizo con nosotros un fiscal más sino porque entendió lo que era ser fiscal: la fidelidad y la lealtad a la institución", señala el comunicado.

Los fiscales subrayan, además, que "fue siempre su guía el principio de legalidad", y señalan que "lo plasmó en sus sentencias y lo demostró hasta el último día en la Fiscalía". Destacan que "dirigió la institución en uno de los momentos más dífíciles de la Democracia con una extraordinaria dignidad, firmeza en la aplicación de la legalidad, con constante apoyo a los fiscales que en estos tiempos convulsos más lo necesitaban". 

Desde el Ministerio de Justicia, Rafael Catalá le ha recordado como "un jurista brillante, intelectualmente admirable, que extrajo como pocos la esencia del Derecho y de la Historia, la mezcló con la criminología y la enriqueció con la especialidad penal, mostrándose siempre como un esgrimista jurídico difícilmente superable".

Poder Judicial

El Consejo General del Poder Judicial, presidido por Carlos Lesmes, ha acogido "con profundo pesar" el fallecimiento del fiscal general, destacando que para el órgano de gobierno de los jueces "constituye un motivo de especial tristeza la repentina pérdida de un servidor público como José Manuel Maza, cuya trayectoria representa la plasmación de los valores de dedicación y entrega a la Justicia". En un comunicado enviado poco antes de la medianoche del sábado, el CGPJ incidía en que "merece ser destacada su honda vocación de servicio a lo largo de su trayectoria tanto en la carrera judicial como en la fiscal" y "expresa sus más sinceras condolencias por su triste pérdida".

También desde el Tribunal Supremo, órgano al que pertenecía hasta ser nombrado fiscal general, han manifestado "su más profundo pesar", recordándole como "dedicado servidor de la Justicia". "Cuantos hemos tenido la fortuna de compartir con él el servicio público, recordaremos su extraordinaria calidad humana, su lucidez y su integridad profundas y, sobre todo, su abnegado servicio a España", han afirmado sus antiguos compañeros. El Alto Tribunal añade, además, que "su marcha constituye un penosísimo golpe, pero el enorme vacío que deja entre nosotros será siempre un espacio dedicado a su recuerdo", concluye el comunicado.

Por su parte, el presidente y todos los magistrados del Tribunal Constitucional han lamentado "profundamente" el fallecimiento y han expresado su más sentido pésame tanto a la familia como a las carreras fiscal y judicial, "que ejerció con profesionalidad y dedicación ejemplares".

La abogacía le recuerda

Desde el mundo de la abogacía también han sido muy numerosas las expresiones de pesar y condolencias, especialmente entre los profesionales especializados en materia de compliance penal y cumplimiento normativo, un ámbito en el que Maza era uno de los mayores expertos. Antes de su llegada a la Fiscalía, como magistrado de la Sala Penal del Tribunal Supremo, fue pionero en la aplicación de la normativa en materia de responsabilidad penal de las personas jurídicas. No en vano, fue ponente de la primera sentencia que dictó el Alto Tribunal en la que se condenaba a una empresa penalmente.

Desde las instituciones, la presidenta del Consejo General de la Abogacía, Victoria Ortega, y el propio Consejo han expresado sus condolencias a través de las redes sociales, al igual que lo hacía también el Consejo General de Procuradores de España.

Los candidatos a decano del Colegio de Abogados de Madrid se han pronunciado manifestando igualmente la gran pérdida que supone para la justicia el fallecimiento de Maza.

Un año difícil

José Manuel Maza, de 66 años de edad, fue nombrado fiscal general del Estado el 25 de noviembre de 2016, y tomó posesión del cargo el 29 de noviembre en el Tribunal Supremo. Entre los retos que se marcó para su mandato había uno claro: lograr que la investigación de los procedimientos penales recaiga en los fiscales. Consideraba esta medida esencial para combatir el problema más grave de la justicia: la lentitud de respuesta, como explicó en una entrrevista concedida a este medio.

En el año escaso que ha prestado sus servicios a la cabeza del Ministerio Público, Maza ha tenido que actuar ante numerosos frentes abiertos. En primer lugar, tomó el relevo en una Fiscalía que había estado un año en funciones por el parón politico que vivió el país en 2016, lo que implicó que, a su llegada, tuviera que tomar toda una serie de decisiones difíciles que habían estado paralizadas, como las que afectaban al nombramiento de 35 cargos de jefatura en la Fiscalía.

Precisamente uno de esos nombramientos se convirtió en una de las principales crisis que tuvo que afrontar. En el mes de abril, en el marco de la operación Lezo, se puso en entredicho el papel que había jugado el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, nombrado por él, a quien se acusó de haber intentado obstaculizar la operación. Maza negó rotundamente los hechos y cuando, poco después, volvió a saltar la polémica al desvelarse que Moix era dueño, como sucesor, del 25% de un inmueble registrado a nombre de una sociedad offshore en Panamá, el fiscal general le mantuvo su apoyo. Ante la presión pública, el fiscal jefe Anticorrupción terminó dimitiendo, pero jamás perdió el respaldo de Maza. Meses más tarde la Fiscalía zanjaba el caso al no hallar incompatibilidad por tener una empresa en Panamá.

Pero, sin duda, los momentos más decisivos en la trayectoria del jurista al frente del Ministerio Público llegaron con motivo de la crisis catalana. Las querellas por rebelión, sedición y malversación que se investigan actualmente en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional y que han acabado con ocho exconsejeros de la Generalitat en prisión y la fuga a Bélgica del expresidente catalán, Carles Puigdemont, y otros cuatro exmiembros de su Gobierno las firmaba el propio Maza.

Trayectoria

El Fiscal General era licenciado en Derecho y en Historia, así como Diplomado en Criminología por la Universidad Complutense de Madrid. Ingresó en la carrera judicial en 1975 y en la fiscal en 1978, siendo el primero de su promoción. El pasado mes de julio obtuvo el doctorado en Derecho, con una tesis doctoral sobre la responsabilidad penal de los partidos políticos.

Fue presidente de la Sección Primera en la Audiencia Provincial de Madrid y en 2002 fue nombrado Magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Normas