Gas Natural acuerda la venta de su filial colombiana de gas

El fondo canadiense Brookfield Infrastructure compra la firma

La operación supera los 482 millones de euros

gas natural
El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Vilaseca.

Gas Natural Fenosa, a través de Gas Natural Distribución Latinoamérica, ha acordado con el fondo canadiense Brookfield Infrastructure la venta de su participación del 59,1% en Gas Natural ESP, empresa colombiana dedicada a la distribución y comercialización minorista de gas, mediante un proceso que también permitirá a los accionistas minoritarios beneficiarse de una oferta al mismo precio para sus acciones. El importe de la operación ronda los 482 millones de euros.

Gas Natural había puesto en “revisión” su posición en la citada filial de gas de Colombia para una posible venta, tal y como adelantó Cinco Días el pasado 13 de septiembre.

En un comunicado, el grupo español indica que “se estima que la operación tendrá un impacto contable positivo para la firma en el resultado después de impuestos de aproximadamente 350 millones de euros, en el ejercicio 2017”. Esta cifra refleja el crecimiento de la compañía colombiana que, desde su adquisición en 1997, ha aumentado su número de clientes desde 400.000 hasta casi tres millones y los kilómetros de su red de distribución desde 5.000 hasta los más de 22.000 actuales.

Las condiciones económicas de la operación implican un valor empresa (“enterprise value”) por el 100% de 1.005 millones de euros, lo que representa un precio de compra (“equity value”) para el 59,1% de 482 millones de euros. En consecuencia, supone una valoración equivalente a, aproximadamente, 7,3 veces el ebitda y 13,8 veces el beneficio neto, en base a los últimos 12 meses.

El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, afirma que “la operación se enmarca dentro del proceso de revisión de activos incluido en el plan estratégico actual de la compañía”. También recuerda que “la venta se produce en un momento en el que los fondos de inversión internacionales se encuentran especialmente interesados en este tipo de activos”.

Esta decisión no afecta a la voluntad de la compañía española de mantener un diálogo con las autoridades colombianas que evite el procedimiento arbitral de protección de inversiones que hubo que iniciar en relación con su participada Electricaribe. “Por el contrario, una vez que las autoridades colombianas han tenido la oportunidad durante un año de conocer de primera mano la realidad del suministro eléctrico a la costa Caribe, Gas Natural Fenosa reitera su llamamiento a dichas autoridades para que dejen sin efecto la medida de intervención.

En este sentido, el consejero delegado señala que “mantenemos la disposición a una negociación amistosa respecto a Electricaribe, siempre y cuando se garanticen las condiciones regulatorias adecuadas”. El grupo pone todos sus esfuerzos para buscar una solución acordada, satisfactoria y, sobre todo, sostenible para la prestación del servicio de suministro eléctrico en la zona en beneficio de los clientes, empleados, acreedores y accionistas de Electricaribe.

Gas Natural Fenosa presentará una nueva hoja de ruta a 2020 el próximo mes de febrero, junto a los resultados del ejercicio 2017. El nuevo plan estratégico definirá las prioridades estratégicas de la compañía y sus planes de crecimiento, inversión y remuneración al accionista para los próximos años, teniendo en cuenta la evolución del entorno macro global y las perspectivas del sector energético, así como los cambios recientes en el perímetro de la compañía.

Normas