Ardian buscará nuevas compras en Europa para reforzar Berlys

El fondo confía en crecer en un mercado cada vez más atractivo

Pone el foco en Italia, Francia, Países Bajos y Bélgica

Planta de Berlys en Toledo.
Planta de Berlys en Toledo.

El fondo de capital riesgo Ardian dio el viernes el primer paso para crear un nuevo gigante panadero español. Tras anunciar la compra de Berlys y Bellsolà para fusionarlas, la compañía buscará crecer a través de nuevas adquisiciones, según confirman fuentes del inversor francés.

La fusión de ambas empresas crea un grupo con una facturación de 300 millones de euros, según confirmó Ardian tras el anuncio el pasado viernes. Esta compañía aglutinará 11 fábricas, 1.700 empleados y presencia en 30 países. Se trata del tercer gran operador en España, por detrás de Europastry y Panamar.

La operación, a falta de los últimos flecos, se espera que se cierre en el primer trimestre de 2018. Fuentes del mercado cifraron el acuerdo en unos 450 millones de euros. Berlys era propiedad de los fondos Alantra y Artá, este último pertenece a Corporación Financiera Alba, el vehículo inversor de la familia March. Por su lado, Bellsolà estaba controlada por el grupo Landon, propiedad de la familia Gallardo, a su vez accionistas mayoritarios de la farmacéutica Almirall.

De este modo, el primer paso que dará Ardian cuando se culmine la operación, que está pendiente de las autoridades de competencia, será consolidar la fusión de ambas empresas en una sola. Las citadas fuentes señalan que existe complementariedad en el negocio de ambas compañías.

Llegados a ese punto, el fondo ve capacidad de crecimiento en España una vez se sumen las sinergias de ambas empresas manteniéndose como un grupo industrial. Por el momento se descarta convertirse en distribuidor final.

Tras ello, y pese a que todavía no está completada la operación, el nuevo propietario ya mira al futuro a medio plazo. Una vez culminado el primer paso de consolidación de la operación, las citadas fuentes del fondo francés confirman que el objetivo es salir a nuevas compras en el continente europeo. Francia, Italia, Países Bajos y Bélgica se encuentran entre los mercados predilectos por el fondo para ampliar el tamaño de la compañía. El fondo ve en el sector de la masa de pan congelada una actividad con muchas oportunidades de crecimiento. El inversor francés ya tuvo participación en esta industria con Grand Moulins de Paris.

Según informan fuentes del inversor galo, se ha observado que Europa está en una posición muy avanzada en este tipo de productos respecto a otros mercados como EE UU. Y en concreto España, con grandes empresas como las ya citada, está considerada en una posición de liderazgo frente al resto de Europa.

El inversor francés ve en Berlys una empresa con mucho recorrido de crecimiento. Suma a la compañía navarra en su portafolio justo cuando esta culmina un plan a tres años que inició en 2015 y que ha conllevado una inversión de más de 55 millones de euros en aumentar su fuerza productiva en el negocio del pan.

Hace apenas un año, la compañía reafirmaba su plan de crecer en productos de mayor valor añadido como es el caso del pan rústico o las referencias más gourmet. Con estas decisiones, que pasaban por probar con nuevos tipos de cereales, la empresa buscaba aumentar su cuota de mercado y elevar la rentabilidad.

La nueva empresa, tras la fusión con Bellsolà, tendrá el primer gran reto de recuperar la rentabilidad del negocio. Aunque Berlys sí logró un resultado positivo el pasado ejercicio –1,5 millones– la empresa catalana encadena ocho ejercicios de pérdidas, según figura en las cuentas del Registro Mercantil recogidas por Insight View, aunque en clara recuperación.

Normas