Siemens Gamesa despedirá a 6.000 trabajadores hasta 2020

Reducirá la plantilla en un 22% e incluye los 700 despidos ya ejecutados

Los ingresos caen un 12% por las "volatilidades de mercado"

Siemens Gamesa pulsa en la foto

Siemens Gamesa toma medidas para salir del atolladero. La empresa dirigida por Rosa García ha anunciado en un hecho relevante emitido a la CNMV que la compañía ejecutará un plan de reestructuración de su plantilla de 6.000 empleados en los tres próximos años y que afectará a 24 países de los que opera. Un 22% de un total de 27.000 trabajadores que componen su plantilla después de haber consumado este mismo año la fusión de la constructora de aerogeneradores vasca Gamesa con la alemana Siemens.

En este recorte de personal se incluyen los 700 despidos que la compañía ya había anunciado a los que se sumarán 5.300 más. La compañía anuncia que lanzará "una reestructuración completa" en noviembre. Sus planes pasan por cerrar la fábrica de Siemens en Tillsonburg (Canadá) y reducir la capacidad de la de Aarborg en Dinamarca, como ya había anunciado. Por contra, Siemens Gamesa prevé fortalecer su capacidad en países de "menor base de costes" y fortalecer la producción en Asia y África con el objetivo de establecer "una estructura ágil y simplificada".

De momento, la plantilla en España, integrada por 4.000 personas, ha salvado este primer corte.

En una conferencia con analistas, MarckusTacke, consejero delegado de la multinacional, ha comentado que hablará primero con los sindicatos para exponerles los motivos de los despidos y comenzar a negociar las condiciones de las bajas, de acuerdo con la regulación laboral en cada mercado. Es un proceso que ya se ha activado y que culminará en los próximos meses. La intención de este plan es el de lograr “una estructura más ágil y simplificada”, en palabras de Tacke.

Sin embargo, el ejecutivo no quiso concretar los mercados en los que realizará los despidos, una revisión a la estrategia de Siemens Gamesa a medio plazo desvela que su crecimiento futuro pasa por Asia, Oriente Medio y África, lo que no deja en la mejor posición a las fábricas de Europa y Estados Unidos.

Detrás de este ajuste está el desplome de precios en el mercado eólico, sobre todo en los aerogeneradores terrestres. La política de subastas por precio para conceder explotaciones eólicas en los diferentes mercados está tensionando los márgenes de la industria.

Las multinacionales de la energía, para ganar esos concursos, trasladan luego a sus proveedores fabriles un ajuste en los precios de los equipos para que las cuentas finales cuadren

Siemens Gamesa trata de salvar con esta medida una situación delicada a nivel financiero que le ha llevado a recortar dos veces en los últimos meses sus previsiones de beneficio. Y le ha costado el puesto a dos miembros de su consejo. Tal y como preveía la propia compañía, las ventas del segundo semestre han caído un 12% con respecto al mismo periodo del año anterior. El volumen de ingresos se ha situado en los 5.022 millones. 

Sobre ello pesa la suspensión del mercado indio (que supone más de 600 millones), que no esperan que se levante hasta 2019. También al comportamiento de la actividad onshore en el Reino Unido (el 11% de las ventas) por el cese del programa de certificados renovables para el sector. Unos mercados marcados por la volatilidad que se completa con el impacto que prevé de la reforma fiscal de Donald Trump en EE UU.

El grupo argumenta que la caída en los ingresos procedentes del mercado indio y de la eólica terrestre lo compensa el buen comportamiento del área de servicios y de las construcciones onshore. Si se excluye India las ventas decrecen un 2% y en servicios aumentan un 9%.

La compañía, que pierde cerca de un 40% de su valor en Bolsa en lo que va de año, afirma que mantiene intactos sus planes de integración con Siemens, que supondrá un impacto de 16 millones de euros más en 2018.  

En relación con las previsiones para el próximo año, Siemens Gamesa prevé una recuperación del mercado indio. El Gobierno de Nueva Delhi sacará a subasta durante el primer trimestre de 2018 la explotación de complejos eólicos que sumarán 3.000 MW de nueva capacidad.

Tacker insiste en que la fusión de Siemens y Gamesa generará unas sinergias de 230 millones que comenzarán a notarse en el balance a partir del tercer año, desde la puesta en marcha del grupo en abril de este ejercicio.

El consejero delegado de la corporación renovable ha destacado que la energía eólica crecerá en los próximos años a un ritmo anual del 15% en los mercados emergentes, una evolución que será del 25% en el ámbito de la eólica marina. En febrero de 2018 presentará su estrategia hasta 2020.

Normas